El gobierno federal y la industria privada dieron a conocer un segundo paquete de obras perteneciente al programa de proyectos para apuntalar la reactivación económica. En esta ocasión, se prevé una inversión de 228,000 millones de pesos para 29 proyectos.

Este segundo anuncio de inversión se da luego de que el 5 de octubre pasado se presentara una primera eta de inversión por 297,000 millones de pesos, para otros 39 proyectos.

“Es una alianza para la inversión, para el desarrollo, para la creación de empleos”, dijo el presidente Andrés Manuel López Obrador durante el anuncio en Palacio Nacional.

En tanto, el secretario de Hacienda y Crédito Público, Arturo Herrera, explicó que el objetivo es comenzar los proyectos para que tengan un efecto inmediato en el empleo y la inversión en comunicaciones, energía, turismo y medio ambiente, entre otros sectores.

El funcionario indicó que las nuevas obras dan continuidad a un primer paquete lanzado en octubre pasado, para sumar entre ambos 68 proyectos por 525,000 millones de pesos, un 2.3% del Producto Interno Bruto (PIB).

Además, se dijo que la participación de la iniciativa privada será mayor al 50% de la inversión total de cada proyecto.

Mientras que se busca definir de manera clara los beneficios sociales, el alcance de la infraestructura, su costo y tiempo de implementación, destacando que dichos proyectos no tendrán impacto en la deuda pública.

El gobierno federal también resaltó que junto con el Sector Privado se definió un proceso para analizar la viabilidad de los proyectos propuestos, conocer su grado de maduración y establecer una ruta que garantice su puesta en marcha.

Además, se detalló que ya se iniciaron los trabajos de 10 proyectos que representan una inversión de 43,584 millones de pesos. Entre en los anuncios del primer y segundo paquetes, se encuentran ocho proyectos que asegurarán la conectividad del Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles, con una inversión de 78,494 millones de pesos.

Asimismo, se incluye la construcción de la primera terminal de licuefacción de gas natural por 47,000 millones de pesos en Ensenada, Baja California.

Por otro lado, para los 68 proyectos en conjunto se prevén que generen entre 370,000 a 400,000 empleos directos e indirectos. Mientas que se cuenta con un mecanismo definido que incorporará más proyectos al portafolio.

Durante la presentación de esta segunda etapa, el presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Carlos Salazar, explicó que los proyectos podrían generar 400,000 nuevos empleos, parte del déficit que tiene el país en materia laboral derivado de la pandemia de la enfermedad del nuevo Coronavirus.

A su vez, Andrés Manuel López Obrador, indicó que, de la mano de este plan, la economía mexicana podría recuperarse de los estragos de la Covid-19 en el primer trimestre del 2021.

Jorge Nuño Lara, titular de la unidad de inversiones de la Secretaría de Hacienda, indicó que en diferentes reuniones con el sector privado se definió un proceso de maduración de proyectos con el objetivo de analizar la viabilidad de los proyectos propuestos, conocer su grado de maduración y poder establecer una ruta que garantice que el proyecto se ejecutará, el proceso se aplica a cada proyecto y se divide en cinco etapas:

En la primera etapa se visualizan las oportunidades.

En la segunda se define el mecanismo con el que participará la inversión privada, se identifica la secuencia de autorizaciones y se hace una evaluación inicial para verificar su viabilidad económica.

En la tercera etapa, llamada ‘análisis’, comienza el desarrollo de las factibilidades que son técnica, económica, legal, ambiental y social, se define el alcance del costo y tiempo de cada proyecto y se cuenta con la evaluación socioeconómica y financiera que confirman la viabilidad del proyecto.

Posteriormente, en la etapa de autorización, se concluyen las factibilidades, se emiten los permisos y autorizaciones correspondientes de cada proyecto y se define el programa de ejecución.

Finalmente, ocurre la etapa de ejecución, y al final de la etapa de ejecución la puesta en servicio.

maritza.perez@eleconomista.mx