Los países que tienen en su calificación financiera la perspectiva Negativa son los que están más expuestos a la crisis generada por el brote del coronavirus y la fuerte caída de los precios del petróleo, advirtió la agencia Moody’s.

“La mayoría de los mercados crecerá a tasas inferiores a su potencial. Pero los exportadores de petróleo como Arabia Saudita y México, ambos con la calificación “A3” con perspectiva Negativa, se encuentran en riesgo de experimentar contracciones en su actividad económica”, aseveraron.

En un análisis sectorial, titulado “Coronavirus y el choque por precios del petróleo”, magnifican la debilidad destacada en el panorama negativo del 2020 y plantean que, si se confirma una recuperación del crecimiento en la segunda mitad del año que se sostenga hasta el 2021, “el impacto en la fortaleza económica será contenido”.

“La inesperada emergencia del coronavirus constituye un significativo choque de demanda y abastecimiento para la economía mundial.

Es un escenario que, de continuar y extenderse a otras partes del mundo, a partir de restricciones al turismo y cuarentenas, cierres de escuelas, de negocios y fábricas, terminará por llevar a la economía mundial hacia una recesión.

Ahí mismo precisan que con un menor crecimiento económico, se minará la fortaleza fiscal de los países, lo que puede conducir a un cambio en el sentimiento de los inversionistas.

Los analistas de la agencia consideran que, “por severa que sea la crisis actual, será relativamente breve y el crecimiento económico se reanudará en la segunda mitad del año”.

No obstante, advierten que “si el daño al crecimiento económico fuera más severo y prolongado, lo que incluiría un aumento de la deuda y una disponibilidad de fondeo más caro y limitado, “las implicaciones crediticias para los soberanos serían más profundas”.

Las presiones a través de este canal serían particularmente agudas en economías avanzadas de crecimiento más lento y a menudo altamente endeudadas como Italia (“Baa3”, Estable); Japón (“A1”, Estable) y el Reino Unido (“Aa2”, Negativa).

Turismo y petróleo, impacto

En el análisis, proyectaron que el precio promedio del petróleo rondará entre 40 y 45 dólares en este año y que regresará a 50 o 70 dólares en el mediano plazo.

Consignan que si bien el shock del precio actual apoyará al crecimiento de los importadores de petróleo, “tendrá un efecto materialmente negativo para el crecimiento económico mundial y mermará la fortaleza de los exportadores de petróleo”.

Los analistas de Moody’s identifican a las economías dependientes del turismo como Jamaica (“B2”, Estable); República Dominicana (“Ba3”, Estable) y Maldivas (“B2”, Negativa) como las que están particularmente expuestas a un shock de este segmento como el que está conduciendo al paro súbito para evitar el contagio por coronavirus.

[email protected]