En México, cerca de 1,500 de los 2,445 municipios que hay registran problemas marginales en sus finanzas públicas; es decir, cerca de 61% del total, reconoció Sergio Arredondo, secretario general de la Federación Nacional de Municipios de México (Fenamm).

Este grupo, dijo, sin estar en crisis, necesita de la ayuda de reformas sustanciales en el federalismo mexicano para mejorar su situación.

Ante medios, aseguró que la deuda municipal en su conjunto-la cual ascendió a 43,646 millones de pesos al 30 de septiembre- no representa una crisis nacional y está bajo control.

Sin embargo, aceptó que ocho de ellos tienen dificultades importantes, tal como lo dijo el secretario de Hacienda, Luis Videgaray, recientemente.

Se trata de Guadalajara, Tijuana, Monterrey, Zapopan, Benito Juárez (Cancún), Nuevo Laredo, Mexicali y Chetumal.

Ese grupo, dijo el funcionario federal hace unos días, se declaró en imposibilidad de pagar sus deudas.

El municipalista comentó a El Economista que el acelerado crecimiento en la deuda subnacional y los problemas observados en los últimos tres años se debieron a un exagerado centralismo presupuestal durante el sexenio pasado, tiempo en el cual los recursos a los ayuntamientos se redujeron en 15 por ciento.

Explicó que, durante la pasada administración federal, se le quitaron recursos directos a los municipios para redireccionarlos a partidas bajo el control de la Federación.

NO BUSCAN RESCATE

Estamos de acuerdo con la Secretaría de Hacienda, no queremos ningún rescate. Lo que necesitamos es abordar el tema de forma seria y darle respuesta , dijo respecto a la postura tomada por el gobierno federal en el sentido de que no se darán recursos extraordinarios a alcaldías en quiebra financiera.

Así, enumeró tres ejes sobre los cuales la Fenamm hará hincapié en los próximos seis años esperando generar reformas profundas.

De manera inicial, comentó, poner el tema de la deuda municipal como uno de interés nacional .

Revisar y modificar el pacto fiscal mexicano, en el cual a los municipios les llega menos de 5% del presupuesto nacional, para después incrementar sus atribuciones hacendarias .

Los municipios sólo queremos normalidad en México respecto a cómo se reparte el presupuesto en el mundo , añadió.

Y por último, refirió que es necesario cambiar las potestades y alcances administrativos de los alcaldes, infiriéndoles mayores responsabilidades en la gestión de los bienes públicos para que dejen de ser los gobernantes -comentó en tono irónico- solamente sacaborrachos y convertirse en gestores del desarrollo.

EVENTO EN PUERTA

A la par de estas declaraciones, Sergio Arredondo anunció la realización, en mayo, en la ciudad de León, Guanajuato, de la Conferencia Anual de Municipios, en la cual se buscará suscribir un acuerdo con el gobierno federal y los gobiernos estatales en materia de temas hacendarios, financieros, políticos y de seguridad.

[email protected]