La actividad económica en Brasil cerró el 2016 con una caída del 4.34%, de acuerdo con el índice de actividad económica del Banco Central de Brasil (IBC-Br). El resultado fue incluso peor que el declive de 4.28% del 2015, marcando la mayor disminución en la serie temporal de los datos que se inició en el 2003. En diciembre, el índice tuvo baja de 0.26% en la serie ajustada estacionalmente, el peor resultado de lo esperado, después de haber aumentado ligeramente del 0.10% en noviembre, un alto revisada del 0.2 por ciento.

Los datos recopilados por el Banco Central cuantifican el pésimo momento vivido por la economía brasileña y confirman que la esperada recuperación de la actividad no comenzó el año pasado. Los números también muestran que esa es la peor recesión por la que ha atravesado la economía brasileña, con una contracción del 8.1% en los últimos dos años.

En el cuarto trimestre, la caída de la actividad fue del 0.36% sobre el trimestre anterior y del 3.13% en comparación con el mismo periodo del 2015. En comparación con diciembre del 2015 la baja es de 1.82% en la serie sin ajuste (2.41% con ajuste).

En el gobierno, el ministro de Finanzas, Henrique Meirelles, ha dicho que lo peor ha quedado atrás y que la economía puede apuntar a un crecimiento en el primer trimestre del 2017. El optimismo del ministro se basa en indicadores líderes, pero el proceso de desapalancamiento continuo de empresas y familias debe consolidarse en la segunda mitad del año.

Los resultados mensuales fueron peores de lo esperado por los agentes del mercado. El promedio de las previsiones realizadas por 20 instituciones financieras consultadas por Valor Data pronosticaron una caída de 0.16% en el mes. Los cálculos oscilaron entre 0.7% a un máximo de 0.5 por ciento.

En el promedio móvil trimestral, el indicador mas usado para tratar de capturar la tendencia, el IBC-Br indica un ligero descenso del 0.09% en diciembre, desde la estabilidad en noviembre y un descenso del 0.28% en octubre. En la serie con ajuste, la media móvil muestra un ligero incremento del 0.05% en diciembre, después de la baja de 1.16% en noviembre y una caída de 0.84% en octubre.

Aunque se anuncia como "PIB del Banco Central", el IBC-Br tiene diferente metodología de cálculo de las cuentas nacionales calculadas por el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE). De acuerdo con el IBGE, el PIB cayó 3.8% en el 2015. Los datos del 2016 se darán a conocer el 7 de marzo.

El indicador del Banco Central tiene en cuenta la trayectoria de las variables consideradas como buenos indicadores para el desempeño de los sectores de la economía (agricultura, industria y servicios). El cálculo del IBC-Br incorpora la producción estimada para los tres sectores, más el impuesto al consumo. El PIB calculado por el IBGE, a su vez, es la suma de todos los bienes y servicios producidos en el país durante un período determinado.