El movimiento de personas y de carga tiene un comportamiento procíclico: cuando la economía crece el sector del autotransporte avanza más que la economía; cuando la economía se frena o retrocede, el sector se estanca o cae más que proporcionalmente.