La crisis económica y de sanidad derivada de la pandemia de coronavirus en México, “obliga a las autoridades a instaurar una reforma fiscal este año, comentó Juvenal Lobato Díaz, catedrático de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

“La crisis obliga a pensar en una reforma fiscal importante, recordemos que no tuvimos un tipo de estímulo fiscal, ni mucho menos, para paliar la crisis económica derivada de la pandemia del Covid-19, entonces yo creo que debería incluirse con un aspecto importante de apoyo para la mipymes”, mencionó.

El gobierno, encabezado por el presidente Andrés Manuel López Obrador, destinó menos de 1% del Producto Interno Bruto (PIB) en ayudas a la población para tratar de mitigar los efectos de la crisis. De acuerdo al último informe del Fondo Monetario Internacional (FMI), publicado en octubre, el promedio de ayudas destinadas entre los países emergentes fue de 6% del PIB.

Lobato Díaz declaró que todo apunta a que en el 2021 se tenga una reforma fiscal porque el mismo Presidente declaró que para la segunda mitad de su mandato su gobierno generaría una reforma fiscal pertinente. El primero de julio se cumplen tres años del triunfo electoral de la autodenominada Cuarta Transformación.

“Sí es necesaria y de gran calado (la reforma fiscal). Debe incluir dos aspectos importantes: combate a la informalidad y una Convención Nacional Hacendaria, no podemos seguir con la misma regla de distribución de ingresos. Ojalá que sí haya la disposición del gobierno para hacerlo. La pandemia obliga a pensar en cambios”, comentó en entrevista con El Economista.

Plataformas digitales

Por su parte, los ingresos de las plataformas como tal aún no se debaten en México, está retención del IVA e ISR es para quienes obtienen ingresos por utilizar las plataformas por intermediación. La regulación de los servicios en plataforma digitales se aprobó en la Miscelánea Fiscal para el 2020, y entró en vigor en junio pasado.

“No es un impuesto a ellas (a las plataformas digitales). El gobierno lo ha manejado muy bien diciendo que no se les había gravado. Y no, ellas siguen sin ser gravandas, a quien gravan es a los usuarios del servicio, esto me parece importante porque es una discusión que a nivel mundial está esperando las reglas de la OCDE”, comentó.

La retención del ISR la hace la plataforma cuando es intermediaria; es el caso de los servicios que prestan las personas en arrendamientos (como Airbnb o Uber). La retención es para la persona física.  En el caso del IVA, lo pagan los ciudadanos que están suscritos a una plataforma digital, como Netflix o Spotify, pero en ningún caso es un impuesto a las plataformas.

Mencionó que el debate existe a nivel internacional, más técnico y profundo, porque se analiza el cambio de ya no hablar de una residencia física o fiscal sino una virtual y eso aún no se tiene.

Bajar el switch viola la Constitución

Lobato mencionó que esta medida es delicada, tanto para los prestadores de servicios electrónicos como para los usuarios, porque es excesiva; además no corresponde la infracción con la sanción que se impone al bloquear el servicio.

“Lo de menos es que sólo se afectara a la plataforma, pero si leemos la exposición de motivos dice que se publicará este bloqueo de la plataforma para que los usuarios no vayan a contratarlos mientras exista este bloqueo”, dijo.

En este sentido, la desconexión temporal pudiera ser contraria al derecho de acceso a Internet, que se publicó el 10 de junio del 2013 bajo el mandato de Peña Nieto, y las empresas podrían impugnar porque se trata de una medida excesiva y porque se viola el derecho del Internet; abre la posibilidad de que se interpongan juicios de amparo, no sólo por las plataformas sino por los usuarios. No obstante no se puede garantizar un resultado favorable para ellos.

“El gobierno ha dicho que es una medida temporal  y se restablecerá el servicio en cuanto (la plataforma) cumpla con sus obligaciones fiscales”, concluyó.

valores@eleconomista.mx