El hecho de que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) decidiera posponer el incremento en los precios de la gasolina, no favorece la comunicación sobre la estrategia del proceso de la liberación de los precios de los combustibles ni aporta al fortalecimiento de las finanzas públicas del país, apuntó la dirección de administración integral de riesgos y análisis Económico de CI Banco Casa de Bolsa.

"Esta decisión le ayuda políticamente al gobierno a no empeorar sus niveles de aprobación con la ciudadanía (…) Sin embargo, la decisión no contribuye a incentivar la modernización del sector, ya que las inversiones podrían limitarse ante la incertidumbre de que sigue la intervención pública en el precio del combustible , expuso en un comunicado.

NOTICIA: Analistas descartan segundo gasolinazo

En entrevista con El economista, Eduardo Camero, titular de la Unidad de Ingresos no Tributarios de Hacienda aseguró que, la decisión que se tomó de posponer un segundo gasolinazo no afectará las inversiones en el país en este sector, pues sólo se buscó suavizar el impacto del tipo de cambio y precio internacional de la gasolina.

"Lo que se anunció el viernes pasado es consistente con lo que habíamos hecho en enero (...) la única alternativa que teníamos era influir en los precios máximos de la gasolina a través de reducir el impuesto para suavizar el impacto de variables como el precio de la molécula. Y para no distorsionar las decisiones de los inversionistas que están interesados en entrar en el país, mantuvimos toda la demás estructura de costos internos".

Al respeto, Ci Banco refirió que, la justificación técnica de tal decisión es que los actuales niveles del precio internacional del petróleo y el tipo de cambio, no registraron variaciones significativas respecto a su cierre del 2016.

"El gobierno argumenta que redujo ligeramente la tasa del Impuesto Especial sobre Productos Especiales a combustibles a través de un estímulo fiscal, utilizando ingresos excedentes, pero las finanzas públicas no han mejorado a pesar de los recortes presupuestales implementados .

Recalcó que, al cierre del 2016, la deuda total del sector público subió a 49.1% del PIB, que significó cinco puntos porcentuales más alta que en el 2015.

NOTICIA: Gasolinazo le pasa la factura al PRI

"El gobierno federal sigue teniendo dificultades financieras, pues registra un incremento cada vez mayor en el servicio de deuda por la expectativa de alzas de tasas de interés y presión de la moneda mexicana. Además, tiene poco margen de maniobra para aumentar ingresos públicos que controlen los niveles actuales de deuda y déficit público .

Con lo anterior, enfatizó, este tipo de decisiones no abonan en mejorar los fundamentos del sector público. Mencionó que los ingresos públicos seguirán limitados, ya que se condicionó no aumentar más los impuestos.

Ingresos siguen siendo insuficientes

Comenta que, los ingresos provenientes del sector petrolero seguirán bajos por varios años más, y el crecimiento económico seguirá siendo muy modesto. Nuestra expectativa es de una expansión del PIB de sólo 1.5% para el 2017. Todo el ajuste tendrá que venir del gasto público, que afecta a su vez al crecimiento económico y difícilmente se logre reducirlo, ante las amenazas del entorno externo y el clima político .

NOTICIA: Crecerá gasolinazo: gobierno a gasolineros

Subrayó que, so bien, el IEPS a gasolina y diésel se ha convertido en una fuente importante de ingresos públicos, es muy probable que este 2017 la recaudación no mejore, ante la incertidumbre existente en los mercados globales.

Si se excluye el remanente de operación del Banco de México, los ingresos del sector público sólo crecieron 0.7% en el 2016 (…) Las necesidades de recursos seguirán siendo una prioridad. El gobierno debe de enfocarse en reducir los niveles de deuda pública como porcentaje del PIB, el principal elemento que están considerando las agencias calificadoras para evaluar si ajustan o no la calificación de la deuda soberana. Se requieren mayores ajustes al gasto".

erp