Se anticipaba que el Presupuesto 2022 en Chile implicaría un fuerte recorte del gasto, luego del histórico impulso entregado por las finanzas públicas en los últimos dos años, con desembolsos que crecerán más de 30% este año. Y así fue. El presidente de la República, Sebastián Piñera, anunció una baja del gasto público para el próximo año de 22.5% respecto a lo ejecutado en el ejercicio actual, de forma de "recuperar los equilibrios fiscales y macroeconómicos".

La autoridad informó que el Presupuesto sumará 82,135 millones de dólares, lo que implica 3.7% más que la Ley inicialmente aprobada por el Congreso para 2021, la cual luego creció debido a la pandemia.

Con estos recursos se busca asegurar el financiamiento de prestaciones sociales, inversiones, necesidades de funcionamiento de los servicios, compromisos legales y una transición de los programas transitorios implementados en el contexto de la crisis sanitaria.

Dado el apriete de cinturón, el gasto fiscal alcanzará 23.8% del Producto Interno Bruto (PIB), o sea, disminuye el estímulo fiscal extraordinario y se retorna a niveles en línea con una meta de convergencia, dijo la autoridad. El mandatario señaló que también se incluye en el Presupuesto un fondo de libre disponibilidad para el próximo gobierno que asciende a los 700 millones de dólares.

En términos de reactivación económica y creación de empleos, la inversión pública se expandirá un 8.1% el próximo año -con un 5.3% en la inversión de los gobiernos regionales-, mientras que el gasto corriente lo hará un 2.8 por ciento.