La regulación de fondos internacionales que lleguen a México para proyectos de conservación de bosques y la imposibilidad de gestionarlos de manera directa, lo cual impide que dichos recursos del extranjero sean del conocimiento público, se prevé que esté en la Ley Forestal, cuya iniciativa será presentada en breve, lo cual obligará a que se otorgue de manera transparente el origen del financiamiento, y se definirán las reglas para cumplir los objetivos para el que se otorgan.

Jesús Cuanalo, de la Asociación Mexicana de Profesionales Forestales, explicó que hay cuatro organizaciones que se oponen a la nueva ley y han solicitado que no sean regulados los recursos foráneos para protección forestal.

Añadió que algunas de estas asociaciones justifican algunos de los proyectos que son financiados por entidades extranjeras, usando reportes de proyectos que a la vez son financiados con apoyos del Programa Nacional Forestal de México.

La nueva ley forestal plantea que sea más eficiente la tramitología que ahora es muy complicada en el sector forestal, lo que facilitará que las comunidades y pueblos forestales tengan un acceso más fácil al aprovechamiento sustentable de sus recursos forestales , dijo.

Al ser más sencilla la tramitología, organizaciones que gestionan apoyo a las comunidades forestales serán prescindibles y les será imposible ocultar los fondos internacionales con recursos de programas nacionales. Hay campesinos que aseguran que se debe dar una comisión a Red Mocaf por los proyectos que les logran tramitar , cuando de todos modos tienen el derecho de recibirlos.

Hay cuatro organismos Centro Mexicano de Derecho Ambiental AC; Consejo Civil Mexicano para la Silvicultura Sostenible AC; Red Mocaf y Reforestamos México AC, que se oponen a la nueva Ley General de Desarrollo Forestal Sustentable. Esas organizaciones han obtenido de distintas fuentes recursos federales por unos 554 millones de pesos, en los últimos ocho años.

Estas organizaciones han invertido demasiado en una guerra mediática contra la nueva ley y, a pesar de que muchas agrupaciones civiles, sociales y campesinas se han manifestado a favor de que se mejore con urgencia la regulación que frena el desarrollo forestal de México, estas cuatro millonarias, se siguen auto proclamando las representantes del sector forestal , explicó.