La divisa mexicana reaccionó positivamente al anuncio de la política monetaria del Banco de México (Banxico) y cerró una apreciación superior a 1.0% al cotizar cerca  de  20.20 pesos por dólar.

La Junta de Gobierno del Banxico tomó la decisión de aumentar su tasa de interés de referencia en 25 puntos base para llevarla a un nivel de 8 por ciento.

El tipo de cambio peso-dólar spot concluyó con una cotización de 20.2195 pesos a la venta, lo que implicó una ganancia para el peso de 1.09%, equivalente a 22.35 centavos.

El peso lleva dos días consecutivos de apreciación, por lo que acumula una ganancia de 1.39 por ciento.

En el mercado de cambios trascendió que la mayoría de los analistas esperaba un aumento de un cuarto de punto; sin embargo, una vez que se confirmó el alza en la tasa, el peso podría apreciarse de manera temporal hasta llegar a un precio de 20.15 pesos en los próximos días.

Es importante destacar que a pesar de la menor volatilidad de la moneda mexicana, la tasa de los Bonos M sigue subiendo, pues en siete jornadas acumula un aumento de 44 puntos base, para alcanzar un rendimiento de 9.07 por ciento.

La directora de Análisis Económico y Bursátil de Banco Base, Gabriela Siller, comentó que, en el corto plazo, el tipo de cambio peso-dólar continuará operando dentro de un ambiente de volatilidad, por lo que difícilmente cotizaría por debajo de 20 pesos por dólar.

La especialista adelantó que el escenario para el peso se ve aún complicado, sobre todo porque existen algunos factores tanto internos como externos que podrían detener la mayor apreciación de la divisa mexicana, sobre todo a partir de diciembre cuando ya entre el nuevo gobierno.

Siller dijo que bajo este contexto, la paridad peso dólar podría mantener un rango de negociación que fluctuaría entre 20.00 pesos como cotización mínima y 20.50 pesos como máximo.

Por su parte, el área de Análisis de Cambios de MetAnálisis comentó que el mercado continuará volátil y presionado en los próximos días, debido a la perspectiva del mayor fortalecimiento del dólar estadounidense, y la percepción de mayores alzas en las tasas de interés de la Reserva Federal para el próximo año.

Anticiparon que los participantes del mercado están preocupados por el presupuesto del gobierno para el 2019, ya que de existir un mayor déficit, el peso podría presentar más presiones.