Hoy en día, las personas físicas y morales pueden deducir de impuestos hasta 7% del resultado fiscal por las donaciones a entidades autorizadas por el Servicio de Administración Tributaria (SAT), denominadas donatarias. Sin embargo, del monto total de donaciones en el país sólo 21% son realizadas por personas físicas, el resto es a través de empresas.

De acuerdo con el Presupuesto de Gastos Fiscales 2016, que presenta la Secretaría de Hacienda, se estima que el gasto por deducciones de donaciones no onerosas ni remunerativas -sólo de las personas físicas- para este año sumaría 653 millones de pesos y para el 2017 aproximadamente de 695 millones de pesos.

El crecimiento en los donativos ha sido leve, pero se ha mantenido; esto se hace con un doble objetivo (ayudar a otros y mitigar el pago de impuesto) , aseguró Mario Escobedo Barojas, vicepresidente de la Comisión Sector Empresarial del Colegio de Contadores Públicos de México.

Escobedo Barojas recordó que las deducciones por donaciones han tenido cambios en los últimos años, entre ellos que sean donaciones no onerosas, es decir, que no superen 7% del resultado fiscal (ingresos fiscales menos deducciones autorizadas) que obtuvo en el año anterior.

Es decir, que si en el 2015 su resultado fiscal fue de 1 millón de pesos, el tope de deducciones para el 2016 será de 70,000 pesos.

De dicho 7%, no se puede donar más de 4% a compañías que tengan que ver con el gobierno federal.

Lo anterior no implica que el contribuyente no pueda donar más de dicho porcentaje, pero el excedente no podrá ser deducible.

Las deducciones por donación son independientes de las deducciones por colegiaturas y gastos médicos, entre otras, que no pueden superar 15% de los ingresos o cinco salarios mínimos elevados al año.

El Presupuesto de Gastos Fiscales 2016 destaca que una de las deducciones para las que se cuenta con mayor información es la de donativos no onerosos ni remunerativos otorgados a instituciones (o donatarias) autorizadas y registradas por el SAT, ello en virtud de las obligaciones de información que estas instituciones deben cumplir.

Sin embargo, la información más actualizada de las deducciones en declaraciones fiscales contiene cifras hasta el 2014.

Entre el 2009 y el 2014, el monto deducido por los contribuyentes tuvo un crecimiento anual promedio en términos reales de 2.28 por ciento. El incremento en los donativos empresariales en promedio fue de 2.25% en el periodo, mientras que el de los realizados por personas físicas fue de 2.38 por ciento.

De acuerdo con las declaraciones anuales correspondientes al 2014, del total de donativos efectivamente deducidos por los contribuyentes, 79% corresponde a donativos realizados por empresas, mientras que el restante (21%) fue deducido por personas físicas.

Mario Escobedo destacó que esto se puede deber a dos variantes: la primera es la falta de información fiscal que les permita a las personas físicas saber que tienen esta alternativa y cómo la deben manejar; la segunda se debe a que los recursos de las personas físicas tienden a ser menores, motivo por el cual estas deducciones cobran menos relevancia.

CDMX, en donde se dona más

La mitad de los donativos se otorga a las donatarias autorizadas con domicilio en la Ciudad de México, entidad en donde se ubica alrededor de 29% del total autorizadas.

En el Estado de México, Nuevo León y Jalisco se observa que tres cuartas partes de los donativos recibidos se localizan en esas cuatro entidades.

claudia.cordova@elconomista,mx