Aunque en las minutas de la reunión monetaria de noviembre parece que dos miembros de la Junta pensaron en incrementar la tasa en 50 puntos, prevaleció la gradualidad en la decisión, y no hay eventos a la vista que permitan anticipara un incremento mayor. Ni en las condiciones de la economía ni en el próximo relevo del gobernador, refirió en entrevista Iván Arias, Director de Estudios Económicos en Citibanamex.

En la antesala de su última decisión monetaria en la Junta de Gobierno de Banco de México, programada para el 16 de diciembre privará la gradualidad, confió Iván Arias, Director de Estudios Económicos en Citibanamex.

La decisión será seguramente un nuevo aumento en la tasa para responder como siempre al conjunto de información que tendrán disponible en la mesa sobre la inflación, la actividad económica y los mercados financieros y seguirá siendo gradual, subrayó.

En Citibanamex estiman que la inflación cerrará este año con una variación de 7.3%, que fluctuará en 4.3% en el 2022.

Es una alerta significativa para Banxico que permanezca elevada la inflación por tanto tiempo, en un contexto de tensión elevada en el tipo de cambio, como la que se aproxima, observó.

Entrevistado por El Economista, descarta que el reconocimiento de dos miembros de la Junta de Gobierno sobre su intención inicial de aumentar la tasa en 50 puntos base durante la reunión monetaria de noviembre, pueda alimentar una expectativa sobre la dosis del incremento.

“De acuerdo con las minutas parecería que dos miembros plantearon en voz alta que en algún momento evaluaron que el incremento fuera de 50 puntos base, pero al final de cuentas dadas las condiciones prefirieron un enfoque más gradual. Finalmente, la decisión fue de una mayoría para subir la tasa en un cuarto de punto”, subrayó.

En Citibanamex si tenían considerada la posibilidad de que la Junta ampliara la dosis en el incremento de la tasa de noviembre, reconoció, ante el fuerte repunte de inflación que se traía desde septiembre.

Sin embargo, para la reunión de diciembre lo ven menos probable, sin descartarlo por completo, porque consideran que la tendencia de la inflación va más en línea con la anticipada por el Banco de México en el anuncio de noviembre, de un promedio de 6.8% para todo el trimestre.

Relevo fuera de decisión monetaria

El estratega descarta que el relevo del gobernador Alejandro Díaz de León, sea un factor determinante para el incremento que votará el mismo banquero central o algún otro en la última reunión monetaria del año, este 16 de diciembre.

“El gobernador Díaz de León siempre ha sido muy responsable e institucional. Pienso que como siempre decidirá con información disponible en la fecha de la reunión, en términos de perspectivas para la inflación, actividad económica y mercados financieros”, refirió.

Descartó especular en cuanto a cuál sería la postura de quien suceda a Díaz de León. Y enfatizó que tratar de suponer si este relevo puede influir de forma determinante en la decisión de alguno de los miembros de la Junta, es otra forma de especular.

Lo descrito en las minutas muestra que la decisión final fue de seguir con una tendencia gradual en la normalización de tasas, lo que permitirá a la economía enfrentar el reto de la inflación y mayores tensiones en el mercado financiero, resaltó.

Impacto de la inflación

En su opinión, la tendencia de la inflación sí ha generado un impacto en la capacidad de compra de los consumidores, lo que también se ha convertido en un factor a evaluar.

El próximo anuncio monetario está programado para el jueves 16 de diciembre, será el último en el que participará Alejandro Díaz de León como gobernador del Banco de México.

Díaz de León dictará su última conferencia como vocero de la Junta este 1 de diciembre. El experto de Citibanamex no espera un cambio significativo en las expectativas de inflación que divulgó el banco central en el anuncio de noviembre.

ymorales@eleconomista.com.mx