La caída de los precios internacionales del petróleo, que ha significado un derrumbe de 50 dólares para el valor del crudo mexicano, y el subsecuente desliz del peso en al menos 3% frente al dólar en menos de tres meses, son impactos económicos que la economía y las finanzas públicas del país podrán resistir este año, consideró Macario Schettino.

Las presiones para la economía derivados de estos factores externos supondrán un golpe para las finanzas a partir del 2016, pero el gobierno, a través de la Secretaría de Hacienda, tiene hasta abril para estimar sus objetivos en materia de gasto e ingresos para el próximo año, conforme a la Ley de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria.

Con base en esta legislación, la SHCP tiene todavía dos meses y medio para perfilar todos los escenarios factibles en crecimiento económico, inflación, tasas de interés, presupuesto de egresos e ingresos, así como los precios del petróleo en los mercados internacionales y de ahí elaborar un paquete fiscal más acorde a la realidad económica de México para el 2016.

El derrumbe del crudo a escala mundial y los vaivenes del peso frente al dólar, con sus respectivos efectos, por tato, pueden afrontarse, porque aún con estos pesos sobre la espalda, la economía crecerá al menos 2.5% en el 2015 .

El problema es la falta de liderazgo que se ha venido observando en los últimos cuatro meses (por parte del gobierno federal), a raíz de hechos como el de los 43 jóvenes (de Ayotzinapa) , comentó el analista político y económico Macario Schettino, durante una plática sobre su nuevo libro titulado El fin de la confusión , que viene, en cierta manera, a completar lo expuesto por el escritor en Cien años de confusión, México en el siglo XX .

Este no es el único pasivo de México, también existe una crisis social, respecto a la impunidad y el nulo combate a la corrupción. A ello se suma que existen grupos de poderes fácticos, desde el ámbito social, hasta el económico y político, que intentan rivalizar con el gobierno por el control del país.

Por primera vez la sociedad cuenta con armas legales para expresarse y hacer valer sus derechos, de esta manera es que el Estado se encuentra limitado por la legalidad, pero también por estos grupos a los que las reformas no les conviene, o a los que quieren usar de excusa a estos jóvenes para sostener ideas políticas retrogradas .

La ausencia de una estrategia efectiva de comunicación para comunicar los trabajos de Los Pinos y de todas las dependencias también ayudado poco al gobierno federal, estimó Macario Schettino.

"El fin de la confusión: Doscientos años de errores interesados que han impedido el desarrollo de México" se terminó de escribir el 18 de septiembre, una semana antes de la crisis de Ayotzinapa y un mes antes del derrumbe de los precios del petróleo, pero ello no quiere decir que el autor no pueda opinar sobre ambos hechos y sus repercusiones sociales y económicas.

Aunque no se habla de ello, el libro ayuda a entender muy bien lo que ha pasado en estos últimos meses. Cómo hemos venido arrastrando ideas, visiones de hacer las cosas; cómo éstas no han funcionado y de alguna manera también plantea soluciones , dijo el ingeniero químico de profesión y para quien, la Revolución Mexicana significa un mito de los grupos de poder que resultaron vencedores en las guerras civiles de etapa de la historia nacional.

- En su libro se cuestiona la manera de hacer riqueza en México y América Latina y también se plantea los beneficios sociales y económicos que se han logrado en la última generación, en 17 años. Pero también parece que el título es un tanto optimista para un desánimo que se aprecia en las calles ante la impunidad y la inseguridad.

- Parecerá un tanto optimista, en el sentido de que las reformas vienen a culminar un proceso de cambios que el país requería hace décadas. La confusión terminó, porque se tiene una noción de lo que se necesita para desarrollarnos. Pero todavía faltan asuntos por resolver. Las reformas quitan muchos obstáculos al crecimiento, pero habrá mediano éxito si tenemos un Estado débil, limitado en su acción y con falta de liderazgo.

La sociedad ha avanzado mucho en estos años. Si volteamos atrás, en 25, 17 años se han hecho muchas cosas como sociedad. Pero también grupos de poder han avanzado y debilitado al Estado. Han crecido grupos de empresarios, líderes sindicales, grupos criminales y todos ellos complican el panorama. Si logramos resolver este obstáculo y con un buen liderazgo, México, creo yo, tiene buenas oportunidades para ser un líder en el corto plazo.

Este libro no es un manual para optimistas. La idea de que estamos llegando al fin de la confusión de cómo desarrollarnos no quiere decir que ya estemos allí, sino que es factible llegar, que es factible arreglar los problemas; de en cuánto lleguemos y en ser exitosos, eso dependerá de cómo lo resolvemos.

De visión pragmática, Macario Schettino remarca que el mejor camino para el desarrollo de México es reforzar sus lazos comerciales con América del Norte y exprimir todas las oportunidades que vengan de esa región.

De ahí que el norte de México tenga ahora una visión más optimista de la economía y del devenir con la ejecución de las reformas estructurales. Contrario al norte, en el centro del país, principalmente en el Distrito Federal, se aprecia un pesimismo por la economía y una supuesta descomposición social que algunos actores políticos y sociales pretenden permear.

La gente debe recordar que no estamos como los 80, cuando todo lo que exportábamos era petróleo. No estamos entre noviembre del 85 y marzo del 86, cuando el barril de crudo pasó de 24 a 6 dólares, una caída del 75 por ciento. México, sí, enfrenta una caída del 50% con el precio del crudo, pero tiene una situación financiera mucho más sólida; un tipo de cambio flexible y la economía se apalanca en las manufacturas .

El país que mejores expectativas económicas tiene para este año y el que sigue es Estados Unidos y China comienza a caer este 2015 a caer en su población económicamente activa. Nuestro futuro está más o menos claro , insistió.

La importancia de los 43 comienza a desvanecerse y no la impunidad, consideró el escritor. Y los actores políticos enquistados en el escenario nacional en hacer notar que el país es un caos, también siguen allí.

Ante esta situación, Los Pinos debe diseñar una estrategia para converger a todos los aliados del México que pretende ir por el desarrollo, opinó Macario Schettino.

El gobierno tardó mucho tiempo en responder a esa crisis y mientras hubo grupos que tomaron como excusa ese hecho para promover sus agendas políticas, como pedir la renuncia de Peña Nieto, el cambio de modelo económico; surgieron grupos de indignados y se ha dicho que el país está mal, pero no. Hay un México con ánimo y con claves de lo que se tiene que hacer para avanzar. Uno de los fallos es que el gobierno no ha sabido comunicarse; la IP a veces no entiende bien las reformas y su profundo impacto en la economía y la sociedad, que es de lo que se trata. Estos son los dos principales pasivos, la falta de liderazgo que ya se nota, la corrupción y la falta de comunicación .

Nicolas.lucas@eleconomista.mx

mfh