Monterrey, NL. El jefe de la oficina de Presidencia, Alfonso Romo Garza, afirmó que es posible crecer al 4% del Producto Interno Bruto (PIB), pero se necesita abrir el paraguas de la confianza.

“Si no hay Estado de Derecho, si no mejoramos la seguridad física no va a haber certidumbre, en eso estamos insistiendo”, por ello el gobierno ha realizado varias acciones, entre ellas, la Reforma de Extinción de Dominio, la creación de la Guardia Civil, la desregulación de los topes de ingresos de Afores, entre otras medidas, indicó Romo Garza, durante una conferencia que dictó en el Foro Internacional IMEF 2019.

A nivel macro, dijo que “en diciembre recién llegados al gobierno Fitch lanzó comunicado de que es probable que México pierda el grado de inversión, dado las finanzas de Pemex, fue un mensaje muy fuerte, conocemos las consecuencias de perder grado de inversión”.

Sin embargo, dijo que platicó con los fondos de capital, con empresarios sobre el incremento de deuda de Pemex y la baja en la producción de petróleo, lo que pudo afectar el ánimo de los inversionistas.

No obstante, opinó que “es una obligación tener a Pemex como uno de los orgullos de México, no es opción”. 

Así lo comentó al término de su conferencia los medios le cuestionaron cómo influye lo que pasó con Emilio Lozoya, exdirector de Pemex.

Respondió: “Si la corrupción y la impunidad son uno de los principales problemas, se está actuando, si son culpables o no es cuestión del poder judicial. Pero vamos para adelante, para atrás ya para qué, repito se está haciendo todo lo posible por tener un Pemex sólido y orgulloso”.

Durante la conferencia recalcó que Pemex es una compañía grande, con historia de descuido y poca vergüenza, por ello este gobierno tuvo que agarrar al elefante y cambiar el rumbo, lo cual lleva tiempo.

Inversión tiene que reactivarse

En este momento el gobierno está corrigiendo los desbalances del pasado y una vez que se corrijan se verá el efecto multiplicador del gasto, “estamos ajustando para que no se nos pase la mano”.

“La inversión tiene que reactivarse, no dije un dato, el crecimiento del primer trimestre fue de 1.2% con respecto al trimestre del año anterior, hay un factor que nos está afectando cinco puntos, la caída muy fuerte en minería, que es petróleo, de 10 u 11%”, señaló.

Reiteró que esa inercia se heredó del pasado, por tanto si se desconcentra este dato el crecimiento hubiera sido del 1.7% del PIB.

En su opinión la economía no está parada, pero también le afectó el freno en los permisos de construcción de la ciudad de México.

Por lo tanto su expectativa es que “el crecimiento viene mucho más fuerte a futuro, por eso dije que apostaba 100 a uno que no va a haber recesión al contrario, esto va a empezar a cambiar hacia un mayor crecimiento”, reiteró.

Con proyectos como el Tren Maya y el Corredor Transístmico sería un beneficio a mediano plazo, representaría sembrar semillas para un crecimiento futuro, por ello la primera apuesta es llevar energía al sureste mexicano para industrializar la economía regional.

“Para llegar al 4% hay que incentivar al sur. El norte tiene que seguir adelante, el bajío y el norte van muy bien, acabo de anunciar algunas inversiones importantes, para anunciar más, no le veo problema, lo que estamos haciendo es rescatar al sureste con proyectos no solo del Tren Maya, o el  istmo, también ayuda a adultos mayores, becas a los muchachos, reorientando el gasto para tanta gente olvidada, 50 millones de pobres”, remarcó, ante decenas de empresarios regiomontanos.

abr