Para CI Banco, el Paquete Económico 2017 abona a mejorar las perspectivas de las finanzas públicas, pero no es suficiente para lograrlo, por lo que el gobierno federal debe aumentar sus esfuerzos.

En un documento considera que, en términos generales, la propuesta enviada al Congreso cumple con las expectativas de ajustes preventivos en el balance público, y muestra responsabilidad y prudencia ante un entorno mundial con muchos riesgos y complicado de prever.

No obstante, precisa que los desafíos que enfrentan las finanzas públicas en México son problemas cuya solución podría traspasar, por lo menos, los restantes dos años de la administración del presidente Peña Nieto y la siguiente .

El gran tema a resolver, refiere CI Banco, es cómo controlar el gasto y mejorar el ingreso, aunque aclara que para este último el margen es limitado, sobre todo por el contexto petrolero y el compromiso de no aumentar ni crear nuevos impuestos.

La institución financiera enfatiza entonces que la variable importante es el gasto público, pero si bien éste muestra una disminución para el 2017, hay cosas que no terminan de gustar. Tal es el caso del aumento en el rubro de servicios personales; temas relacionados con el gasto no programable, como el pago de pensiones cada vez mayor; el costo financiero del gobierno que va en aumento, y las participaciones para estados y municipios que, por ley, no pueden ser recortadas.

CI Banco destaca que, a pesar de los obstáculos, la economía mexicana aún puede crecer alrededor de 2% este año y el próximo.

Sin embargo, advierte que los riesgos de que la situación empeore son considerables y latentes, y muchos de éstos tienen qué ver con el delicado y endeble entorno económico mundial.