La pandemia del Covid-19 en México pasará factura este año a los ingresos que obtiene el gobierno, a través del pago de impuestos, de acuerdo con lo expuesto en los Precriterios Generales de Política Económica para el 2021.

“Se prevé que este escenario global, aunado a las medidas internas de distanciamiento social necesarias para contener la propagación del Covid-19,tendrán un impacto sobre la actividad económica y las finanzas públicas de nuestro país durante el 2020”, expuso la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

En este sentido, modificaron su expectativa de recaudación tributaria para este año de 3 billones 505,822 millones de pesos que se aprobaron en la Ley de Ingresos de la Federación (LIF) 2020 a 3 billones 350,840 millones, lo que representa una disminución de 4.4 por ciento.

“Se estima que los ingresos tributarios se ubiquen en 155,000 millones de pesos por debajo de lo aprobado en la LIF 2020, lo que se explica por la menor actividad económica y por la menor base alcanzada al cierre del 2019, situación que se ha atenuado, en parte, con el esfuerzo adicional por parte del Servicio de Administración Tributaria (SAT) para reducir la evasión fiscal”, informó la dependencia a cargo de Arturo Herrera.

De acuerdo con la SHCP, la estrategia del gobierno es buscar un balance entre “la necesidad de apoyar e impulsar la economía y la disciplina fiscal”, por lo que reconoció la importancia de contar con un espacio fiscal y asegurar el despliegue del gasto y la inversión.

“Se buscará mejorar la eficiencia recaudatoria y generar ahorros presupuestales, especialmente en el gasto corriente, para financiar los programas prioritarios del gobierno federal, así como para atender las eventualidades de emergencia de salud y económicas que se presenten como resultado del brote epidemiológico”.

En días pasados, el SAT llamó a los contribuyentes a ser solidarios y cumplir con el pago de sus impuestos y la presentación de la declaración anual, con el fin de tener recursos para atender la crisis por coronavirus en el país.

La autoridad fiscal, a cargo de Raquel Buenrostro, hizo énfasis en la importancia de la recaudación tributaria para que el gobierno cuente con mayores recursos para comprar ventiladores, equipo médico, insumos y medicamentos para atender a aquellos que se enfermen.

Difícil determinar el golpe

La modificación en el estimado de recaudación tributaria era algo esperado por analistas, ello debido al impacto económico del Covid-19; sin embargo, aún es difícil determinar cuál será su impacto final sobre la recaudación de impuestos, por lo que consideran un tanto modesto el cambio de pronóstico.

“Con las medidas del gobierno para aminorar la propagación del virus, la actividad económica no se está llevando de manera normal, lo cual provoca que no haya flujo de ingresos y, por lo tanto, un pago de impuestos como se esperaba”, explicó Juvenal Lobato, catedrático de la UNAM.

Indicó que varias empresas y personas físicas difícilmente podrán cumplir debidamente con sus obligaciones fiscales debido a la falta de liquidez o porque prefieran guardar su dinero ante un futuro económico incierto.

Por su parte Manuel Toledo, socio de Proactive Tax & Legal, refirió que hasta por septiembre u octubre se podrá tener conocimiento del impacto económico de la pandemia, por lo que el nuevo estimado de Hacienda puede que no se cumpla a la cabalidad.

Para el 2021, el gobierno espera tener ingresos tributarios por 3 billones 554,095 pesos.

[email protected]