Economía

Lectura 1:00 min

Moody’s degrada la nota de Pemex

Avatar de Luis Carriles

Por Luis Carriles

En el 2016 la empresa productiva del Estado pagaría alrededor de 4,500 mdd en intereses y 12,500 mdd en gastos de capital.

La calificadora de riesgo Moody’s redujo de Baa1 a Baa3 la calificación de varios instrumentos financieros de Petróleos Mexicanos (Pemex), y su perspectiva pasó de estable a negativa, debido a la caída en los ingresos fiscales y en la producción y a los altos impuestos.

Moody’s explicó que Pemex tiene deuda con vencimiento en el 2016 por 11,700 millones de dólares. Además, espera que la empresa productiva del Estado pague alrededor de 4,500 millones en intereses y 12,500 millones en gastos de capital.

Las calificaciones de Pemex consideran que las reservas probadas de hidrocarburos de la compañía son de un tamaño considerable -en el 2014 ascendieron a 12,380 millones de barriles de petróleo equivalente, unos 9.6 años de vida- y la producción de petróleo con un promedio de 2,267 millones de barriles diarios en el 2015; un papel dominante y las operaciones integradas en la industria de la energía en México; y su posición como un importante exportador de petróleo a Estados Unidos.

Sin embargo, la evaluación de crédito es independiente de la compañía y sus calificaciones están cada vez más afectadas por una pesada carga tributaria, el flujo de caja débil y un alto apalancamiento financiero. Las calificaciones de Pemex también toman en cuenta los desafíos relacionados con la producción, que ha estado cayendo en los últimos años debido a la declinación natural de los campos determinados y una menor calidad de petróleo crudo, así como la limitada capacidad de la empresa para invertir de manera eficiente.

La calificadora considera que hay un tema de liquidez de Pemex y que el objetivo de la actual gestión es mantener al menos 4,500 millones de dólares en efectivo en todo momento. Sin embargo, a partir de diciembre del 2015, la deuda con vencimiento en el 2016 ascendió a 11,700 millones de dólares.

Pemex ha demostrado recientemente que puede tener un acceso repetido a los mercados nacionales e internacionales, recaudar fondos en pesos mexicanos, dólares estadounidenses, dólares australianos, euros, yenes japoneses y libras esterlinas.

Hasta ahora, en el 2016, la compañía obtuvo tanto de los mercados de capitales globales y locales como de algunas líneas de crédito bancario cerca de 9,000 millones de dólares y cuentan además con que el gobierno expresó su apoyo verbal, en el comienzo del año.

La empresa también puede optar por vender activos no estratégicos o utilizar el Fibra E para recaudar fondos para reducir las necesidades de financiar la deuda. Sin embargo, Moody’s cree que algunas de las alternativas de financiamiento seguirán siendo difíciles de ejecutar debido a la relativamente corta experiencia con la nueva ley de energía.

Indicadores empeorarán

Nymia Almeida, vicepresidenta senior de Crédito en Moody’s, dijo que los indicadores crediticios de Pemex empeorarán a medida que los precios del petróleo se mantengan bajos, la producción continúe cayendo, los impuestos sigan altos y la empresa deba ajustar su gasto de capital para cumplir con sus objetivos presupuestarios.

Para el periodo del 2016 al 2018, la estimación de Moody’s es que la producción de Pemex se reducirá en un promedio de 5% al ??año, como consecuencia de la limitada capacidad de inversiones para estabilizar la producción, a pesar de que podría beneficiarse con inversiones financiadas a través de empresas conjuntas o acuerdos de cesión de derechos.

La dirección de Pemex tiene el mandato de mejorar significativamente el perfil de rendimiento operativo y de crédito de la compañía en el corto y medio plazo. Estos ambiciosos objetivos, afirmó la calificadora, serán desafiados por el gran tamaño de la empresa.

Ver infografía.

Conéctate con nosotros.

Recibe nuestro newsletter diario con los contenidos destacados.

Al suscribirte, aceptas nuestras políticas de privacidad.