México tiene un problema de bajo crecimiento, algo que ya se observaba desde antes de la llegada de la pandemia de Covid-19 al país y, ante este panorama, se ve difícil que este año la economía logre crecer 2%, consideraron economistas en el Seminario Perspectivas Económicas, organizado por el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM).

“El problema que vemos es, sobre todo, uno de bajo crecimiento. México no va a tener una crisis fiscal o de balanza de pagos. El problema de México es el bajo crecimiento”, señaló durante su participación Ernesto Revilla, economista en jefe para América Latina de Citigroup.

Para el economista, pese a la ventaja, el año pasado, de tener mejores condiciones externas ante la recuperación global luego de la crisis provocada por la pandemia, México no creció debido a problemas como el choque de la confianza en la inversión que se vivió en México, sobre todo el llamado “error de octubre” del 2018, cuando se canceló la construcción del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México.

Desde entonces, señaló, la confianza de la inversión privada se ha visto muy castigada y no ha regresado a los niveles que se veían en aquel entonces.

“La economía mexicana ya se había empezado a desacelerar desde finales del 2019, luego vino una recesión muy profunda vinculada a la pandemia y después, empezó a haber un grado de recuperación bueno pero, a mediados del 2021, esa recuperación se paró, con un nivel del Producto Interno Bruto (PIB) que todavía no regresa a nivel pre pandemia”, dijo por su parte Miguel Messmacher, catedrático del ITAM y quien fuera subsecretario de Ingresos y de Hacienda en el gobierno de Enrique Peña Nieto.

Por su parte, Carlos Capistrán, economista en jefe para México y Canadá del Bank of America, señaló que la institución espera un crecimiento de 2.5% para este año; sin embargo, consideró que esto podría verse muy optimista y que al cierre del 2022 no se llegue ni a un crecimiento de 2 por ciento.

“El último dato que vimos del IGAE de octubre –una caída de 0.2% mensual– fue bastante malo, una caída secuencial. Recordemos que en el tercer trimestre del año pasado hubo una caída pero se le atribuyó a cuestiones de una sola vez, como la reforma al outsourcing, pero en octubre no parece haber muchas cosas particulares y también cayó”, señaló.

El pronóstico de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) es que para este año la economía crezca 4.1 por ciento.

Política restrictiva

Ernesto Revilla indicó que en el país ya existe tanto una política macroeconómica restrictiva, tanto en la parte fiscal como monetaria.

En el caso de la política macroeconómica, apuntó que lo restrictivo se observa con la austeridad, a la que calificó como un lastre para la recuperación de la economía.

En cuanto a la política monetaria, señaló que el Banco de México ha continuado con la tendencia de otros bancos centrales de aumentar su tasa de interés para intentar contener los altos registros de inflación que se han presentado a nivel global.

“Todo esto cuando la economía no está completamente recuperada, cuando aún no alcanza los niveles del 2019 y recordar que ese no fue un buen año, porque tuvimos una recesión técnica, ni siquiera logramos alcanzar ese nivel de productividad”, agregó.

Ven crecimiento de hasta 5% en el 2021

Alonso Cervera, economista en jefe para América Latina de Credit Suisse, indicó que la estimación es que el año pasado, la recuperación de la economía impulsó el PIB apenas a 5%, lo cual queda por debajo de las expectativas previas que se tenían.

“¿Qué fue lo que pasó? Tuvimos problemas en el sector servicios por la Ley del Outsourcing, que afectó muchísimo a esta actividad. Se desaceleró la economía mucho más de lo que pensábamos y creemos que esto será algo raro porque, puede ser que la economía siga creciendo en términos secuenciales, pero el promedio para todo el 2022 nos va a dar una cifra muy deprimida”, agregó el experto.

Señaló que otro factor que afectó a la economía durante el 2021 fueron las distorsiones que se observaron en las cadenas de valor.

En tanto, Ernesto Revilla dijo que el pronóstico en Citigroup es de 4.8 por ciento.

La expectativa está lejos de 6.3% que estimó el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, a través de Hacienda, para el cierre del 2021. Esta tasa, de acuerdo con la dependencia, se sustenta en las mejores condiciones económicas por la reapertura tras el confinamiento, así como la recuperación de la actividad en Estados Unidos.

ana.martinez@eleconomista.mx