Tras conocerse que la calificadora Fitch Ratings redujo su proyección del crecimiento económico de México para este 2019, de  un 2.1% proyectado en diciembre al 1.6% actual, el jefe de la Oficina de la Presidencia, Alfonso Romo Garza, estimó que México podría crecer entre 1.6 y 1.8% este año.

“Creo que podremos crecer entre 1.6 y 1.8% este año, porque estamos en un cambio, pero la perspectiva de largo plazo es la que importa, no importa dónde estamos sino a dónde vamos, creo que la perspectiva de largo plazo (de crecimiento) es muy fuerte”, indicó Romo Garza al término de la 75 Asamblea Anual Ordinaria de la Cámara de la Industria de Transformación de Nuevo León (Caintra).

El reto más importante en el momento, dijo, es que el país esté dando confianza a los mercados.

Poco antes, Romo Garza, resaltó que el motor de la economía de México son las empresas de los diversos sectores productivos del país.

“El paraguas nos los da el gobierno, sin confianza, sin estado de derecho y sin seguridad, no hay certidumbre”, recalcó el funcionario.

El punto de partida, es que el paraguas está bien y que el motor de la economía es la industria, el comercio, el turismo y las nuevas tecnologías, apuntó.

“No estamos de acuerdo, y siempre lo he dicho, es ridículo el crecimiento del país en los últimos 30 años, 2% por año, estamos muy por debajo de casi el 80% de los países de América Latina”, reconoció.

Y una de las razones fundamentales por las que México no ha crecido, explicó “es porque no hemos hecho la cantidad de empresas por año, con la calidad de empleos (que se necesitan), nos hemos estancado, por eso hemos crecido raquíticamente".

Sin embargo, la apuesta del gobierno es ir sector por sector para analizar cómo se puede aumentar el contenido nacional.

Por otra parte, en el sureste del país, si se lleva de un decrecimiento de menos 3% a 0%, “México puede crecer de 3.5, al cuatro y medio por ciento", expuso.