Durante 2018 la producción monetaria de las rentas de las viviendas en conjunto con la administración de bienes y raíces fue equivalente a 1.5% del PIB a escala nacional. Los alquileres se volvieron la segunda actividad relacionada con la vivienda que más recursos económicos genera, sólo por debajo de la construcción, que aporta cerca del 4.1% al PIB mexicano, de acuerdo con cifras de la Cuenta Satélite de Vivienda 2018 calculada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Las actividades de comercialización y regulación de las viviendas generan cerca del 0.5% del producto interno; en conjunto estos sectores relacionados con la vivienda aportan cerca del 6% a la economía mexicana.

Además de ser el segundo sector más importante también mostró el mejor desempeño. En comparación anual el producto económico generado por los servicios mobiliarios y de alquiler creció 2.1%, mientras que el crecimiento para el sector de la vivienda fue de apenas 1.1 por ciento.

En 2018 la producción total generada por las actividades relacionadas con la vivienda ascendió a 1,327 miles de millones. Las actividades económicas relacionadas con la vivienda comprenden parte del sector industrial con la edificación de los espacios y parte del sector servicios con el uso, la comercialización y la regulación de estos bienes.

La aportación económica de las actividades relacionadas con la vivienda ascendería a 13.1% del PIB nacional si las familias que tienen una vivienda propia no fueran propietarias y tuvieran que pagar la renta de esa misma vivienda.

Es decir, existe un ahorro de 1,574,880 millones de pesos (7.1% del PIB) por las rentas que no pagan quienes tienen una vivienda propia. A ese ahorro se le llama alquiler imputado de las viviendas de uso propio e incrementó 1.6% en comparación anual.

El sector de alquileres generó 35% de los empleos

Del total de empleos existentes en el sector de la vivienda el 35.4% fue producido por actividades relacionadas con la renta de viviendas y otros servicios mobiliarios, el segundo rubro con mayor participación también por debajo de la construcción que empleó al 46.8% de los trabajadores de este sector.

Los servicios financieros y de seguros de la vivienda emplearon al 4.9%, los servicios profesionales al 2.2% y los servicios de asistencia social al 0.7%; el resto se ocupó en otras actividades relacionadas con la vivienda como servicios de hospedaje, actividades gubernamentales y otros.

En conjunto todos los empleos generados por actividades relacionadas con la vivienda generaron 2.5 millones de empleos, equivalentes al 5.7% del total en el país durante 2018, esta cifra superó en 2.3% la registrada durante el 2017.

Tendencias en el sector de la vivienda en México

De acuerdo con el Monitor Inmobiliario de Realty World para 2019 que analiza cifras de la Comisión Nacional de Vivienda, la producción de vivienda sigue una tendencia negativa a escala nacional y la comercialización de bienes difiere entre estados. En el primer bimestre de 2019 la producción habitacional cayó 15% y la compra de viviendas nuevas cayó 19% a tasas anuales respectivamente.

Mientras en la Ciudad de México se han incrementado las alzas en la compra de viviendas residenciales, en Nuevo León crece la compra de viviendas de nivel medio. La compra de complejos habitacionales populares registran una caída importante a escala nacional.

Las cifras sobre adquisiciones en relación con las de alquileres reflejan que en México cada vez menos habitantes pueden adquirir una vivienda recurriendo a la renta habitacional.

[email protected]