Mérida, Yuc. La Ley sobre el Cumplimiento Fiscal relativa a Cuentas en el Extranjero (FATCA, por sus sigla en inglés) no es una herramienta que busque recaudar más impuestos entre los 65 países miembros, aseguró Enrique Hernández, especialista fiscal internacional.

No es tanto que vaya a recaudar más impuestos, la ley lo que quiere es información para poder fiscalizar, algunos otros dicen que es para tener mayor control a nivel internacional vía los temas financieros , explicó.

En el marco de la XCII Convención Anual del Instituto Mexicano de Contadores Públicos, el socio de la firma Procopio con Sede en San Diego, California, aseguró que México se enfrenta a un mundo fiscalmente transparente en el cual no hay dónde esconderse, y lo único que queda es estar en regla.

Con ayuda de la tecnología el fisco mexicano sabe en tiempo real el movimiento de los contribuyentes; el único objetivo de la Ley es saber qué hacen los residentes fiscales (con doble nacionalidad) fuera de Estados Unidos y compartir información , insistió.

En entrevista, luego de su presentación en el panel FATCA y su impacto en México , Hernández admitió que nuestro país vecino luego de los tratados internacionales para evitar la doble tributación se está convirtiendo en el paraíso fiscal más importante del mundo.

Estamos observando mayores capitales que se están yendo de otros países hacia Estados Unidos. Por eso no hay tanta resistencia por parte del sistema estadounidense a su implementación, al contrario, lo han impulsado , destacó.

Esto se debe, puntualizó, a que Estados Unidos es uno de los países que comparte menos información con otras economías, además de que tiene mayor estabilidad económica y su moneda es la más fuerte.

Con la implementación de la ley, México planea entregar a Estados Unidos información de todos los estadounidenses con cuentas o inversiones en instituciones mexicanas por más de 50,000 dólares.

México, uno de los mejores

El especialista aseveró que México es uno de los países a nivel mundial que se posiciona a la vanguardia en cuanto a la voluntad de cumplir con este tipo de acuerdos, a su implementación y a sus sistemas.

Sin embargo, admitió que las instituciones financieras mexicanas tienen dos retos para poder cumplir con las nuevas obligaciones derivadas de la Ley FATCA. La primera es identificar a los clientes de Estados Unidos; manejar la información y reportarla de manera adecuada.

El segundo reto, dijo, es que el fisco ahora cuenta con mayor información de las cuentas de los mexicanos en el extranjero y eso es una herramienta de fiscalización importante para el país.

El beneficio para México es que brindará una mayor transparencia, además de que se convierte en una herramienta más de fiscalización y es un arma para combatir el lavado de dinero , acotó.

En cambio, Estados Unidos cuenta con toda una red de información para conocer el comportamiento de los ciudadanos y residentes, conoce cómo se comporta el sistema financiero mundial, eso es valioso en muchos sentidos.

Admitió que en nuestro país hay un gran número de personas que tienen mucho dinero en otros ciudades del mundo, sobre todo aquellos con mayores recursos, grandes empresarios y multinacionales.

Es así que dentro de cinco años el intercambio de información para evitar la erosión de la base tendrá una evolución tan importante que ya no habrá manera de esconderse y los métodos serán diferentes.

Estamos en una era de transparencia fiscal , mencionó. El 2017 es la fecha clave, con la puesta en marcha del FATCA y del acuerdo entre la OCDE y el G20.