Mientras que las plazas bursátiles alrededor del mundo se mantienen en su proceso de consolidación, en Europa los mercados de deuda siguen mostrando una gran tranquilidad ante la masiva inyección de liquidez por parte del Banco Central Europeo, como lo mostraron hoy las subastas de Italia y España.

A los mercados poco les importó que Moody’s recortara la calificación soberana de Italia y España que acudieron al mercado de deuda con gran éxito.

La inyección de liquidez del Banco Central Europeo (BCE) ha funcionado como un relajamiento cuantitativo (Quantitative Easing) por la puerta de atrás, ya que los bancos han utilizado parte de la liquidez que han recibido para comprar bonos soberanos de países como España e Italia , informó Santander en una nota.

El Tesoro español colocó letras a 12 y 18 meses por 5,450 millones de euros con tasas inferiores (1.89 y 2.03%, respectivamente) a las de subastas preliminares, pese a una menor demanda con respecto a las últimas colocaciones del mes pasado (2.04 y 2.39%, cada una).

En Italia se colocaron bonos con diversos vencimientos por 6,000 millones de euros, con tasas también inferiores a las pagadas en enero pasado.

El próximo 29 de febrero el BCE subastará nuevamente financiamiento a largo plazo y, según Santander, es posible que se coloque una cifra similar a la de diciembre, alrededor de 500,000 millones de euros.

Mientras tanto, las plazas bursátiles cerraron mixtas. En Wall Street el Dow Jones y el Nasdaq ganaron 0.03 y 0.02%, cada uno, mientras que el S&P perdió 0.09 por ciento.

Por otra parte, en Europa el Stoxx 600 cerró con una caída de 0.2 por ciento. En México el IPC perdió 0.97% para alcanzar los 37,831.87 puntos.

Los mercados mantendrán volatilidad de baja magnitud en espera de la aprobación final del paquete de rescate griego, destacó Actinver.

Y es que la reunión de los ministros de la zona fue pospuesta al próximo lunes, con el fin de esperar a que Grecia complete las condiciones solicitadas.

ana.valle@eleconomista.mx