La inflación a consumidores se aceleró en agosto por cuarto mes consecutivo, con lo cual se ubicó por primera vez en 15 meses fuera del objetivo del Banco de México (Banxico), de acuerdo con lo divulgado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

El Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) mostró en el octavo mes del año un avance mensual de 0.39%, con lo que a tasa anual se ubicó en 4.05%, su mayor nivel desde mayo del 2019, cuando tuvo un registro de 4.28 por ciento.

De esta manera, la inflación quedó ligeramente por arriba del objetivo del banco central de 3% +/- 1 punto porcentual. Asimismo, quedó por encima de lo esperado por el mercado, de acuerdo con un sondeo de Reuters a 16 especialistas en donde se pronosticó una inflación de 4.02 por ciento.

“Prevemos que la inflación general se modere en el último trimestre y cierre el año en la parte superior del rango de tolerancia de Banxico, condicionado a que el tipo de cambio se mantenga relativamente estable y a que se vaya normalizando la actividad económica. Con esto último, se disiparían parte de las distorsiones en los patrones de consumo y de los problemas en la proveeduría de algunos bienes y servicios”, indicó Alejandro Saldaña, subdirector de Análisis Económico de Ve por Más (Bx+).

De acuerdo con la última encuesta de Banxico a especialistas del sector privado, se espera que la inflación cierre el año en 3.82%, mientras que el gobierno estima que se ubique en 3.5 por ciento.

Presión viene de mercancías

El Inegi detalló que la inflación subyacente —que elimina de su cálculo los bienes y servicios con precios más volátiles — se ubicó en 3.97% a tasa anual, mientras que la no subyacente en 4.30 por ciento. Al interior del reporte se observa que la mayor presión provino de los incrementos en los precios de las mercancías y los productos agropecuarios.

“Las mercancías siguen mostrando alzas significativas, lo que se explicaría por los altos precios de bienes agropecuarios, en el caso de las alimenticias, mientras que la depreciación del tipo de cambio y cierta recuperación en la demanda explicaría en el caso de las no alimenticias; además, pese a que se ha ido restableciendo la actividad, todavía podrían prevalecer limitantes en la proveeduría de las mismas”, agregó el analista de Bx+.

En el primer caso, las mercancías —uno de los componentes de la inflación no subyacente— mostraron un incremento anual de precios de 5.36%, esto como resultado de los aumentos de 7.04% en el rubro de alimentos, bebidas y tabaco, y de 3.58% de las mercancías no alimenticias.

En el caso de los servicios el aumento anual fue de 2.46 por ciento. Al interior de estos, los servicios educativos incrementaron su precio en 3.11%, mientras que los de vivienda en 2.28% y otros servicios en 2.47 por ciento.

INPP repunta

En tanto, el Índice Nacional de Precios al Productor (INPP) se ubicó en 5.12% en agosto, desde 3.71% de julio. Con ello, registró su mayor nivel desde diciembre del 2018, cuando mostró una variación de 6.11 por ciento.

En su comparación mensual, mostró un avance de 0.52 por ciento. Por grupos de actividades, los productores que se dedican a las actividades primarias registraron una variación anual de 12.59% en el octavo mes.

Las actividades secundarias registraron una inflación de 5.74% anual; la minería registró el nivel más alto con 9.14 por ciento.

Respecto a las actividades terciarias, estas presentaron un incremento de 2.93 por ciento. Al interior de este sector, los servicios de esparcimiento culturales y deportivos, así como otros servicios recreativos, mostraron un aumento de 5.89 por ciento.

ana.martinez@eleconomista.mx