El ciclo económico y de negocios de México, medido por los Indicadores Líderes Compuestos (MEI, por su sigla en inglés) de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), registró un nuevo avance en agosto, el sexto mensual consecutivo, para ubicarse en 100.7 puntos.

De acuerdo con los indicadores para México, es el segundo mes consecutivo que los MEI se mantienen arriba de 100 puntos, y destaca entre los ciclos de los demás países miembros, por ser el único con una lectura arriba de 100 puntos.

La OCDE explicó que los MEI favorecen la identificación temprana en la tendencia futura de la actividad económica y el ciclo de negocios entre sus países miembros, para un lapso de cuatro a seis meses.

Los indicadores de agosto para México registraron un avance mensual de 0.4 puntos, con lo que llegaron a un nivel no visto en 31 meses.

No se trata de una noticia positiva. Al contrario, de acuerdo con el catedrático y director del área de Investigación Económica del think tank Saver, Luis Pérez Lezama, los indicadores de la OCDE evidencian que hay potencial en la actividad económica, pero que si no se ha aprovechado ni se ha echado a andar es inevitable una caída en un contexto internacional donde los principales países que mueven a la economía mundial se están desacelerando.

“Es importante no crear expectativa positivas. Hay incertidumbre geopolítica y económica mundial. El tratado comercial con Estados Unidos y Canadá no se ha ratificado; Estados Unidos, nuestro principal socio comercial, enfrenta riesgos reales de recesión, y nosotros no estamos aplicando medidas contracíclicas para evitar una caída que, por otro lado, indicadores reales están evidenciando”, aseveró.

Tocando el techo

De acuerdo con los MEI de la OCDE, el promedio de los 34 países miembros se mantuvo por tercer mes consecutivo 99.1 puntos en agosto, una lectura que, según los expertos de la entidad, indica un “momento estable de crecimiento”. La tendencia del ciclo en los estados miembros, que representan más de 80% del PIB mundial, se ha mantenido en una lenta pero consistente desaceleración desde septiembre del 2018, cuando los indicadores MEI del conjunto de países estaban en 100 puntos, una lectura no vista en 13 meses.

El hecho de que los indicadores de México están avanzando por arriba de los que tiene el grupo indica que, por sexto mes consecutivo, están en distinta fase, avanzando a un ritmo mucho menos lento que el de los países de la OCDE.

Economía mundial

Entre los países miembros de la organización, las economías más desarrolladas, es decir, del G7, registraron por decimoquinto mes consecutivo un índice promedio debajo de 100 puntos, que en agosto fue de 98.9 enteros, que según la lectura de la OCDE significa que se encuentran en una fase de desaceleración.

Las citadas economías avanzadas son Estados Unidos, Canadá, Reino Unido, Francia, Alemania, Japón e Italia. Todas han registrado sus MEI debajo de la tendencia de 100.0 puntos desde noviembre del año pasado.

Entre ellos, Estados Unidos, la economía mas grande de los países miembros y del mundo, registró en agosto un MEI de 98.8 puntos, un avance mucho más lento que el del ciclo promedio en el conglomerado de la OCDE, y más moderado que el de la tendencia del G7. Además, completa 21 meses consecutivos de una desaceleración lenta.

Para tener una lectura más general de la economía mundial, la organización toma mensualmente el pulso de las emergentes, que sin ser miembros tienen una relevancia determinante en el desempeño del globo. Se trata de Brasil, Rusia, India y China (BRIC).

Entre ellos, el que se mantiene como líder es Brasil, con un MEI en 102.1 puntos, lectura que se ha mantenido sin cambios desde febrero. Los demás países BRIC se mantienen debajo de la tendencia de 100 puntos, y China, siendo la segunda economía del mundo, alcanzó un registro de 99 puntos, un tercer modesto repunte mensual de 1 décima.