El G-6, que agrupa a seis organismos privados dedicados al análisis y elaboración de estudios fiscales, realizó una propuesta de reforma fiscal que contempla generalizar el IVA en 16%, que la tasa cero prevalezca sólo para las exportaciones (gravando alimentos y medicinas), así como desaparecer el Impuesto Empresarial a Tasa Única (IETU).

También se contempla ampliar la base de contribuyentes incorporando a los trabajadores informales, así como fiscalizar a los sindicatos para evitar que se conviertan en cómplices de la evasión fiscal , dijo Manuel Scapachini, del Instituto Mexicano de Contadores Públicos.

Todo esto tiene el propósito de modernizar la estructura tributaria del país y elevar el nivel de recaudación a 14% del PIB desde 10% que recauda actualmente. Un nivel por debajo del promedio de los países de la OCDE, que es de 25%, y de América Latina, con 15 por ciento.

En materia del IVA, José Antonio Quesada, presidente del Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas, argumentó que una tasa generalizada es la forma de hacer eficiente un impuesto indirecto como el IVA y, así, lograr que alcance su potencial máximo de recaudación.

Con esta medida, podría haber una captación adicional de 150,000 millones de pesos, que es aproximadamente lo que el gobierno deja de recaudar actualmente por la aplicación de la tasa cero.

El especialista negó que esto afecte principalmente a las familias de menores ingresos. Vemos (la aplicación de esta medida) más proporcional en relación al consumo de las personas. Si consumes menos, tendrás una afectación menor , dijo.

Sobre la eliminación del IETU, Jorge Sánchez, presidente de la Academia de Estudios Fiscales, consideró: El IETU debe ser derogado ya que está generando distorsiones, lo que le resta competitividad tanto a las empresas mexicanas como a extranjeros que quieran hacer inversiones en México .

Y es que, a decir del experto, en casos extremos, la tasa efectiva pagada por las empresas puede superar 47.7% por concepto de ISR e IETU, cuando ésta no debería superar 30 por ciento.

El grupo se pronunció en contra de eliminar los regímenes fiscales preferenciales, aunque los especialistas dijeron estar en contra de la eliminación del régimen de consolidación fiscal.

La consolidación se ha etiquetado como un esquema de privilegio dirigido a las empresas poderosas, desconociendo que dicho régimen permite a los conglomerados unificar las bases de sus empresas para el pago de sus impuestos. Esto impulsa la competitividad a nivel nacional e internacional , argumentó Scapachini.

PROPONEN QUE INFORMALES PAGUEN IMPUESTOS

En materia de trabajo informal, el G-6 propone un sistema de credencialización de trabajadores a través del cual se reconozca su empleo y se establezcan contribuciones fijas por cada tipo de actividad que incluyan el ISR, IETU e IVA.

Manuel Toledo, especialista del Colegio de Contadores Públicos, detalló que la recaudación la harían los estados y municipios a través del convenio de coordinación fiscal. El beneficio para los trabajadores es que tendrían derecho a recibir servicios médicos y ciertos beneficios de previsión social.

La propuesta ya fue entregada a las nuevas autoridades de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público y del Servicio de Administración Tributaria, así como a las comisiones de Hacienda de las cámaras de Diputados y Senadores.

El Grupo de los Seis

El Grupo de los Seis está integrado por la Academia de Estudios Fiscales, la Barra Mexicana de Abogados, el Colegio de Contadores Públicos de México, el Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas, la International Fiscal Asociation y el Instituto Mexicano de Contadores Públicos.

Las claves ?de la propuesta

  • Estas son algunas de las reformas propuestas por el grupo de los seis, en materia fiscal.
  • Eliminación del IETU. Argumentan que de no ser acreditable en el extranjero crearía un gasto adicional, además de generar distorsiones al crear bases gravables que no correspondan a utilidad alguna.
  • Generalizar el IVA. Ya que es la forma de lograr que alcance su potencial máximo de recaudación.
  • Ampliar la base de contribuyentes. Pues debe cumplirse con el mandato constitucional de que todos los mexicanos, con capacidad contributiva apoyen el gasto público.
  • Recaudación efectiva por parte de estados y municipios. Actualmente, los estados recaudan en promedio sólo 10% del total de ingresos que perciben. Es imperativo que cada nivel de gobierno recaude sus propios impuestos, conforme a las facultades establecidas para ello.
  • Estímulos fiscales. Debe adoptarse una estrategia de estímulos fiscales de largo plazo que, efectivamente, detone la inversión nacional y extranjera, así como el empleo y el ahorro.
  • Eliminación de regímenes fiscales preferenciales, sin eliminar la figura de la consolidación fiscal.
  • Mejorar en seguridad jurídica para proteger los derechos de los contribuyentes.

[email protected]