Las exportaciones alemanas apuntaron en septiembre su mayor incremento en casi dos años, según datos publicados el viernes, lo que supuso un alivio ante la preocupación generalizada de que la mayor economía de Europa entre en recesión en el tercer trimestre.

La Oficina Federal de Estadística indicó que las exportaciones aumentaron 1.5% desestacionalizado en septiembre. Se trató de su mayor alza desde noviembre del 2017 y superó por mucho las expectativas de analistas de una mejora de 0.4 por ciento.

“Esto parece una reactivación del comercio exterior, pero si miramos el año completo, septiembre es más bien una excepción”, dijo Jens-Oliver Niklasch, economista en Landesbank Baden-Wuerttemberg. Asimismo, añadió que el comercio exterior lleva un 2019 bastante débil, indicando que “los riesgos del comercio ultramarino han disminuido, pero aún no han desaparecido”.

Los manufactureros germanos, muy dependientes de las exportaciones, han estado sufriendo por la desaceleración de la economía mundial y la incertidumbre empresarial ligada a la guerra comercial entre Estados Unidos y China, además del largo proceso de salida de Reino Unido de la Unión Europea.

La economía se contrajo 0.1% en el segundo trimestre, datos recientes sugieren que las manufacturas tuvieron un pobre desempeño en el tercero, lo que podría empujar a Alemania a la recesión.

Un panel de economistas que asesora al gobierno expuso que la tendencia alcista alemana en el largo plazo había concluido y advirtió que la economía del país está especialmente en riesgo por una posible escalada de los conflictos comerciales. No obstante, indicaron que no esperan “una recesión amplia y profunda”.

Otros datos publicados la semana pasada presentaron una imagen dispar del sector industrial, con una caída mayor de lo esperado en la producción en septiembre, mientras que los pedidos subieron por encima de lo previsto. Asimismo, un sondeo mostró que los manufactureros germanos siguieron estancados en una recesión en octubre, ya que bajaron las órdenes nuevas.

Los datos del viernes indicaron que las importaciones aumentaron 1.3% en septiembre. El superávit comercial alcanzó 19,200 millones de euros desde la cifra revisada al alza de 18,700 millones de euros el mes anterior.

Economistas sondeados por Reuters esperaban que las importaciones no presentaran cambios y que el superávit comercial fuera de 18,100 millones de euros.