España, uno de los países europeos que más resintió la crisis económica y de salubridad por la pandemia de Covid-19, recibirá aproximadamente 140,000 millones de euros en subsidios y préstamos mediante el programa del Fondo de Recuperación y Resiliencia de la Unión Europea, conocido como “Next Generation”, durante los próximos seis años.

Sin embargo, para recibir la totalidad del apoyo, se tendrán que comprometer con reformas y objetivos específicos, que a su vez tendrán que enviar informes sobre su progreso. En este sentido, hay un par de reformas de interés para el Consejo de la Unión Europea: el mercado laboral y las reformas de las pensiones. Por otra parte, el Consejo recomienda conseguir la estabilidad de la deuda española y mejorar la inversión, si la actividad económica lo permite.

Para los próximos tres años, se asignarán recursos a los siguientes proyectos: estrategia de movilidad sustentable recibirá 13,200 millones de euros; renovación de edificios residenciales: 6,800 millones; racionalización de las agencias gubernamentales: 4,300 millones de euros; digitalización de las pequeñas y medianas empresas: 4,000 millones; desarrollo de la tecnología 5G: 4,000 millones y un nuevo plan industrial 3,800 millones, detalló Tax Foundation.

“Cuando la pandemia ceda, España debería centrarse en políticas que apoyen el crecimiento impulsado por la vuelta de las personas al trabajo y la reapertura de empresas y evitar aquellas que frenen la recuperación”, menciona.

Se avecina reforma fiscal

Tax Foundation recordó que Nadia Calviño, ministra de Economía de España, consideró que aún no es conveniente subir los impuestos en el contexto económico que provocó la pandemia de coronavirus; sin embargo, Irene Montero, ministra de Hacienda, ya anunció la creación de una comisión fiscal que elaborará una propuesta de reforma tributaria para febrero del 2022.

“El gobierno español tiene previsto introducir nuevas medidas fiscales antes de febrero del 2022, de las cuales, la mayoría, se darán a conocer al mismo tiempo que el anuncio del presupuesto español para el 2022”, detalló Tax Foundation.

Tax Foundation estima que la próxima política fiscal española subirá los impuestos para cerrar la brecha, entre la recaudación doméstica y el promedio de la zona euro, que es de 6.8 puntos porcentuales del Producto Interno Bruto (PIB).

La diferencia en la recaudación se debe principalmente a un déficit de 4.3% del PIB en la recaudación de impuestos sobre el trabajo, las cotizaciones a la seguridad social y el Impuesto sobre la Renta.

El país ibérico también recauda 1.4% menos por impuestos al consumo y 0.2% menos por impuestos de sociedades.

En cambio, recauda 0.4 % más por los impuestos de sucesiones patrimoniales y donaciones. Esto se debe a que en España se tiene la tasa más alta del impuesto de sucesiones en el mundo.

valores@eleconomista.mx