Santiago de Chile.- En uno de los peores momentos de su crisis económica, el presidente español Mariano Rajoy llegó a Chile para participar en la cumbre UE-Celac, donde ofreció a España como puerta de entrada de los empresarios latinoamericanos al mercado de la Unión Europea.

Rajoy, quien participará este fin de semana en la cumbre entre la Unión Europea y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe, inauguró este viernes una reunión empresarial entre los dos bloques paralela a la cumbre presidencial, centrada en impulsar y mejorar las inversiones recíprocas.

La UE es la principal inversora directa en América Latina, y España, su mayor país inversor en la región.

Ahora Rajoy busca revertir esta relación, para convertir a España en país receptor de inversiones latinoamericanas (en 2010 la IED latinoamericana sumó solo 7.3%), que ayuden a paliar los duros efectos del reajuste que está vivendo su economía.

"Existe un enorme potencial para intensificar el flujo de inversiones de la región a Europa. (...) España puede desempeñar un papel muy relevante, como puerta natural de entrada para las empresas latinoamericanas al mercado europeo", dijo el mandatario en la inauguración de la reunión empresarial.

El presidente español calificó las últimas reformas emprendidas por su gobierno "de una intensidad sin precedentes", pero con un "compromiso firme por dotar de mayor flexibilidad y competitividad" a la economía, y así generar una mayor confianza, que motive a los empresarios extranjeros a invertir en su país.

"Estamos abordando un proceso de modernización y ajuste largamente pospuesto que está resultando muy doloroso para nuestros ciudadanos" (...), pero este proceso está sentando las bases para un crecimiento muy sólido y creando oportunidades de inversión", agregó.

Las empresas españolas son las principales inversoras en América Latina, concentradas en sectores como la banca, las telecomunicaciones, las infraestructuras y la energía, y gracias a América Latina obtuvieron mejores resultados durante la crisis financiera.

Rajoy animó a internacionalizarse también a las pequeñas y medianas empresas, que son las que proporcionan mayor empleo.

Paralelamente, ante las recientes expropiaciones a filiales de empresas españolas como Repsol en Argentina o la filial boliviana de la española Red Eléctrica de España (REE), el mandatario español resaltó la importancia de fijar "normas razonables" y asegurar que estas "serán respetadas".

También el presidente de la patronal española CEOE y vicepresidente de la agrupación de empresarios europeos Bussinesseurope, Juan Rosell, consideró que "la seguridad jurídica es un factor clave en la internacionalización de las empresas" y pidió "simplificar los marcos regulatorios, y hacerlos más estables".

El presidente español, quien llegó a Santiago la noche del jueves procedente de Lima, se reunió más temprano con su par chileno, Sebastián Piñera.

España, en uno de los momentos más difíciles de su crisis económica, y Chile, con niveles récord de empleo, sellaron una alianza estratégica para fomentar el crecimiento económico y el desarrollo mutuo, anunciaron los presidentes de ambos países.

"España apuesta por Chile. Nuestras empresas confían en su seguridad jurídica, en sus instituciones con reglas de juego claras y predecibles, en su constancia y su seriedad", dijo el mandatario español en una rueda de prensa posterior a la firma del documento.

El convenio aborda las áreas de fomento de la economía por medio de la pequeña y mediana empresa, la ciencia, tecnología e innovación, eficiencia energética y energías limpias, desarrollo sostenible, defensa y seguridad, entre otros aspectos.

En la reunión, Piñera y Rajoy abordaron también la importancia que España otorga a la Alianza del Pacífico y el interés que tiene en avanzar hacia un mayor intercambio con ese grupo de países" (Colombia, México, Chile y Perú), dijo un portavoz del gobierno español a la AFP, que pidió no ser mencionado.

"Quiero agradecer al gobierno de Chile" que facilitó el ingreso de España como estado observador de la Alianza del Pacífico, remarcó Rajoy en este aspecto.

La gira de Rajoy por Perú y Chile busca impulsar la presencia de las empresas españolas, especialmente las PYMES, que enfrentan graves dificultades en un mercado español lastrado por la recesión.

La economía española afronta una difícil situación de déficit público con un récord de desempleo que alcanzó al 26% de su población activa al final de 2012, según cifras oficiales. Chile es la contracara, con un crecimiento económico sostenido por encima del 5% y cifras de empleo récord.

Pese al plan de recorte de gastos que aplica su gobierno, Rajoy anunció que mantendrá un programa que puso en marcha en 2012 para renovar el parque de automóviles en España y explicó que la prórroga del mismo tendrá una dotación de 150 millones de euros, el doble que el anterior que concluirá el próximo 31 de marzo, pero cuyos fondos ya se han agotado.

Rajoy dijo el jueves en Lima, antes de su llegada a Chile, que España "pasa por el momento más duro" de la crisis que la golpea y anunció una prórroga automática del plan de subsidios a desempleados hasta que la tasa del paro no baje de 20% -ahora se situa por encima del 26 por ciento.

apr