Durante el 2018, México completó la mayor transferencia neta de recursos al exterior en tres décadas, por 23,498 millones de dólares, que permitieron honrar el pago de intereses por deuda contratada por el gobierno y el sector privado, confirmaron estadísticas del Banco de México.

Éstas también evidencian que al paso de un año, en el 2018, el pago de intereses al exterior se incrementó 13.1% y que ha mantenido una tendencia al alza desde el 2010.

Este periodo coincide con el inicio de la normalización de las tasas de interés de Estados Unidos y el fortalecimiento del dólar, explican investigaciones separadas de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe y del Fondo Monetario Internacional (FMI).

De acuerdo con las estadísticas del Banco de México, 57% de estos réditos fue pagado por los emisores del sector público.

Es decir, sólo los emisores del sector público transfirieron para el pago de intereses por la deuda 13,486 millones de dólares entre enero y diciembre del año pasado.

Los emisores del sector público son el gobierno federal y empresas productivas del Estado, como Petróleos Mexicanos y la Comisión Federal de Electricidad; el Banco de México y el Instituto para la Protección al Ahorro Bancario, así como gobiernos estatales y municipales.

La transferencia del 2018 que hicieron los emisores del sector público es la mayor erogada para el pago de intereses por deuda del sector público desde 1980, se lee en el documento.

Factura al alza deuda privada

Al interior de las estadísticas de la Cuenta Corriente de la Balanza de Pagos, se observa que los emisores del sector privado transfirieron al exterior, por concepto de intereses, 13,486 millones de dólares. Esto es 0.6% más de lo que pagaron por este mismo concepto en el año 2017.

Esta transferencia al exterior, por parte de emisores privados, presentó un ligero repunte al compararla con el monto que pagaron en el mismo periodo del año anterior, correspondiente a 13,776 millones de dólares. Pero se mantiene como la transferencia más alta para un periodo similar, también desde 1980.

El gobernador del Banco de México, Alejandro Díaz de León, explicó a finales del año pasado que este pago de intereses de los emisores privados por deuda con el exterior “no es un tema extremadamente preocupante”.

Cobertura natural

Detalló que hay un porcentaje mayoritario de empresas mexicanas que tienen una cobertura natural, porque exportan y registran ingresos en dólares, por tanto, no se ven tan afectados por la depreciación cambiaria.

Esta observación concuerda con la divulgada por el Banco Internacional de Pagos, que ha dicho que la exposición de los emisores de los mercados emergentes tendría que identificarse en función de la fluidez de los ingresos en moneda extranjera y medir en qué proporción estaría cubierta su deuda en dólares.

El FMI ha explicado que la depreciación cambiaria ha impactado de manera importante al aumento de la deuda pública, pues poco más de la mitad del aumento sobre el PIB de la misma, entre el 2014 y el 2018, “es explicado por el efecto de la depreciación del peso”.

[email protected]