Barcelona. - La desaceleración en la economía global y la caída de los precios del petróleo, la crisis política que vive el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto y los escándalos de corrupción en la Administración Pública han opacado las perspectivas favorables que se tenían sobre el país tras la aprobación de las reformas estructurales. Lo que hace un par de años fue visto como un logro del acuerdo entre las distintas fuerzas políticas, el Pacto por México, ahora vislumbra un futuro incierto.

Esto quedó plasmado en el informe Las reformas estructurales en México. Una perspectiva para las relaciones España-México , presentado el martes en Barcelona por Olga Pellicer, profesora investigadora del Departamento de Estudios Internacionales del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), y Jordi Bacaria, director del think tank Barcelona Centre for International Affairs (CIDOB).

OPINIÓN: La vela del Mexican Moment se apagó, oigan a AT Kearney

Las reformas se plantearon tarde, con dos sexenios de retraso, y cuando se aprobaron, coincidió con las crisis de las economías emergentes, con las subidas de los tipos de interés en Estados Unidos y con la caída del precio del petróleo. El Momento de México fue un mal momento , aseguró Jordi Bacaria, también coordinador de la publicación realizada en colaboración con el Real Instituto Elcano de España.

En su informe de enero del 2014, el Fondo Monetario Internacional (FMI) proyectó crecimientos de la economía mexicana en el orden del 3% y 3.5% para 2014 y 2015. Las últimas cifras del organismo publicadas este año revelan que el crecimiento habría sido de 2.3% en 2014 y 2.5% en 2015. Las proyecciones a futuro apuntan a crecimientos de 2.4% para el 2016 y de 2.6% para el 2017, y será hasta el 2021 cuando el ritmo alcance el 3.1 por ciento.

Así, el optimismo internacional y la expectativa inicial de que la economía de México podría lograr un crecimiento de entre 5 y 7% con las reformas en sectores estratégicos como el energético, telecomunicaciones o financiero, quedaron difuminados. Incluso queda por debajo de la previsión de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), más conservadoras, que colocan el potencial de crecimiento entre un 3.5% y 4 por ciento

Es cierto que la reducción de las expectativas económicas es global. En abril, el organismo proyectó un crecimiento mundial del 3.2% para el 2016, un 0.2% menos al previsto en enero; y de 3.5% para el 2017. La ralentización de la economía china, la caída en los precios de materias primas, una menor inversión y comercio, así como la caída en los flujos de capital hacia mercados emergentes mantienen así la incertidumbre sobre la recuperación económica.

NOTICIA: Caso Iguala derribó el Mexican moment

El escenario global golpeó el potencial prometedor desdibujado en México. Por ejemplo, una de las reformas que generaron mayor expectativa fue la energética, donde se abrió la participación extranjera a las actividades de exploración, producción y transporte de petróleo y gas. Esta apertura ha sido poco atractiva para los inversionistas debido a la caída de los precios del crudo.

La reforma energética se ve colapsada por la caída de los precios del petróleo. En la primera licitación que se pone a subasta los campos petrolíferos para que haya inversión extranjera, sobre todo en tecnología y grandes inversiones, sólo se adjudicó el 14% de los campos subastados. En la segunda, el porcentaje es mucho mayor, pero porque se reduce la oferta. ¿Quién va a invertir en subastas de campos petrolíferos en momentos en que el precio del petróleo está cayendo? , dijo el director del CIDOB.

A esta situación se suma la subida de los tipos de interés de la Reserva Federal, la salida de capitales, o la depreciación de la moneda mexicana frente al dólar que generan escenarios de incertidumbre y presenta desafíos para mantener la estabilidad macroeconómica.

Pero el gobierno de Peña Nieto enfrenta una crisis política que ha golpeado la imagen del gobierno mexicano en el exterior, alimentada por la violación de los derechos humanos por parte del ejército mexicano en el combate contra el narcotráfico, la corrupción -el informe resalta casos como el de la Casa Blanca de Peña Nieto y el de la empresa española OHL- así como la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa que puso en evidencia además la relación entre las autoridades estatales y el crimen organizado.

¿Cómo puedo gobernar si estoy penetrado por el crimen organizado? Ese problema se resiente desde hace tiempo, pero el momento en que queda expuesto, es un momento de crisis, además del horror , dijo Olga Pellicer.

NOTICIA: México está en el top 10 de los mercados para invertir

Este contexto, aunado a las condiciones de pobreza y desigualdad, ha desencadenado un descontento entre la población mexicana. Esto se refleja en la emergencia de nuevos actores políticos, como los candidatos independientes, o la fuerza de partidos políticos como el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) pues, para la académica. Esta transformación enfrenta el desafío de lograr nuevamente un acuerdo político similar al Pacto por México que permita ejecutar efectivamente los cambios pendientes, incluyendo la reforma educativa, la Ley de Transparencia y el Sistema Anti Corrupción.

El 2018 va a ser muy difícil. Las conclusiones es que hay mucho por hacer, tiene todavía mucho que suceder para saber cuál va a ser el ambiente político. El ambiente político no es necesariamente el que va a determinar el comportamiento de la economía, pero va a ser un elemento a tomar en consideración. Lo que sí va a persistir es el mal humor de los mexicanos , agregó.

Trump y Brexit, en el radar

A la dificultad para predecir con certeza el desempeño de la economía mexicana y el potencial de las reformas estructurales se suman eventos internacionales como las elecciones de Estados Unidos y la posible llegada del virtual candidato republicano Donald Trump a la presidencia de aquel país; y la incertidumbre generada por una posible salida del Reino Unido de la Unión Europea (Brexit).

Olga Pellicer, del ITAM, reconoció que aún se debe esperar a que Donald Trump presente su proyecto de gobierno para conocer las intenciones del candidato en cuanto a su relación con México. Y es que durante su campaña para conseguir la nominación republicana, Trump ha expresado sus intenciones de cerrar fronteras a los mexicanos y bloquear las relaciones comerciales, con discursos donde culpa a los mexicanos por las debilidades económicas y sociales de aquel país.

A México donde le afectaría es en exportaciones, producción compartida y migración que son los temas bastante serios, pero no es seguro, no es que sea su programa de gobierno. Entonces habrá que esperar y por lo pronto reaccionar profundizando lo más posible en los efectos reales de un estrecho vínculo con Estados Unidos que es positivo para ambos países , dijo.

NOTICIA: México, en su momento como proveedor global

Y es que la economía mexicana está estrechamente vinculada con la estadounidense. En cuestión comercial, el 78.5% de las exportaciones mexicanas se dirigen a ese país, y es a donde se dirige el 49% de las importaciones. Además, existe una integración productiva en sectores de gran presencia en México, como el automotriz o el aeroespacial.

Jordi Bacaria, del CIDOB, apuntó además que la depreciación del peso frente al dólar, llegando a los 19 pesos, se ve alimentada por la incertidumbre sobre la posibilidad de que el Reino Unido salga de la Unión Europea. De esta forma, los resultados del referéndum del próximo 23 de junio, donde los ciudadanos británicos decidirán si continúan en el bloque europeo, podría impactar también las relaciones económicas con México.

Hay razón para que el Brexit preocupe en México. RU es el sexto socio comercial de los estados miembros de la Unión Europea en México, tiene un papel importante en comercio e inversiones, y en la articulación de las cadenas de valor. Puede afectar en términos de incertidumbre , dijo Bacaria.

julio.sanchez@eleconomista.mx

erp