En el primer trimestre del año la economía habría crecido más de 5%, estimó el Banco de México (Banxico) con base en los indicadores más recientes, lo que en términos trimestrales ajustados por estacionalidad significó un avance de 0.6 por ciento.

Según el banco central, con ello se mantuvo la tendencia positiva que se ha registrado desde la segunda mitad del 2009.

Las previsiones de Banxico van en línea con las que anticipó en su momento la Secretaría de Hacienda en su informe sobre el comportamiento de las finanzas públicas.

En un reporte sobre la evolución de la economía mexicana, destacó que en los tres primeros meses del año la demanda agregada se aceleró.

Este resultado reflejó la combinación del dinamismo de la demanda externa y de una reactivación más generalizada de los componentes del gasto interno. Ante ello, el gasto agregado ha continuado con una trayectoria favorable y presenta una composición más balanceada.

Hizo ver que los indicadores más recientes de comercio exterior muestran que las exportaciones de mercancías han mantenido un elevado dinamismo -en especial las del sector manufacturero- de manera generalizada en las diferentes categorías de productos-, lo que se explica por las mayores ventas hacia Estados Unidos como al resto del mundo.

MOTOR INTERNO

En tanto que en la parte interna, la demanda sigue sosteniendo una tendencia positiva. De hecho se estima que alcanzó niveles similares a los observados antes de la crisis global.

Por su parte, la inversión también presenta signos más claros de reactivación en los meses recientes, aunque todavía se ubica en niveles inferiores previos a la crisis.

Además, el gasto interno refleja que varios de sus determinantes siguen recuperándose, en particular la masa salarial real del sector formal de la economía, que tiene un aumento importante, lo que refleja los mayores niveles de empleo.

La confianza de los productores y consumidores también ha mostrado una mejoría, pero no han recuperado lo perdido en la crisis.

Mientras que las remesas siguen sin alcanzar los niveles registrados hasta mediados del 2007, el financiamiento de la banca comercial para el consumo continúa reactivándose de manera moderada y para las empresas crece a tasas más altas. De tal manera que se puede asegurar que la actividad productiva sostuvo una tendencia positiva.

En los últimos meses en particular, la producción industrial presentó una aceleración producto de un mayor ritmo de expansión del sector manufacturero como el de la construcción.

[email protected]