La economía mexicana siguió mostrando en abril señales de debilidad, mostraron los datos divulgados por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

De acuerdo con el Sistema de Indicadores Cíclicos, el Indicador Coincidente —que refleja el estado general de la economía mexicana— registró en abril pasado 12 meses consecutivos de deterioro.

Para el cuarto mes del año, este indicador registró 99.3 puntos, con lo que se ubicó por debajo de su tendencia de largo plazo —100 puntos— por octavo mes consecutivo. Además, mostró una disminución de 0.04 puntos respecto al mes previo.

Analistas consultados refirieron que el hecho de que este indicador continúe por debajo de su tendencia a largo plazo indica que la economía sigue con una pérdida de dinamismo. No obstante, no ven peligro de una posible recesión.

“Desde el último trimestre del 2018, estamos en un terreno en donde perdemos dinamismo, pero no podemos hablar de una recesión, sólo de una caída en la actividad económica. La buena noticia es que cada vez los retrocesos son menos profundos, por lo que no vamos directo a una recesión”, indicó James Salazar, subdirector de Análisis Económico de CiBanco.

Por su parte, Janneth Quiroz, subdirectora de Análisis Económico de Monex, refirió que el inicio del segundo trimestre se ve débil, por lo que prevén que sea el trimestre del año en donde se registre un menor crecimiento económico.

Los resultados de este indicador se debieron a los retrocesos que mostraron tres de sus seis componentes en el cuarto mes del año. El Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE) fue el que tuvo la disminución más pronunciada, con 0.13 puntos. Este componente empezó a disminuir desde marzo del año pasado.

Le siguió el de los Asegurados Trabajadores Permanentes en el IMSS, los cuales retrocedieron 0.08 puntos, así como las Importaciones Totales, que disminuyeron 0.03 puntos.

No obstante, el Indicador de la Actividad Industrial mostró un avance de 0.02 puntos, tras 10 meses de retrocesos, mientras que el Índice de Ingresos por Suministro de Bienes y Servicios al por menor registró su tercer incremento consecutivo, con 0.03 puntos, y el componente que se refiere a la Tasa de Desocupación Urbana aumentó en 0.06 puntos

Posible mejora

Por su parte, el Indicador Adelantado —el cual busca anticipar los puntos de cambio del Indicador Coincidente— podría dar señales de que la economía mexicana muestre una mejora en los siguientes meses, expusieron los analistas.

En mayo, este indicador registró un valor de 100.22 puntos, con lo cual se mantuvo por encima de su tendencia a largo plazo y no registró ninguna variación respecto al mes previo. Con esto, sumó 24 meses por encima de su tendencia.

“Aunque ya no creció, se mantiene por arriba de la tendencia, lo que da esperanzas de que haya un rebote en la actividad económica en el segundo semestre del año, o bien que la pérdida de dinamismo sea menos intensa”, dijo James Salazar.

Añadió que en el caso de este indicador, que muestra componentes que se refieren a lo financiero, se han visto señales positivas, por ejemplo, que el Banco de México no ha aumentado su tasa de interés y que el tipo de cambio se ha mantenido.

Al interior de este indicador, sólo uno de sus seis componentes registró un avance. El Índice S&P 500 mostró un aumento de 0.07 puntos, mientras que el IPC de la Bolsa Mexicana de Valores se mantuvo sin cambios.

En tanto, cuatro de sus componentes registraron retrocesos: la Tendencia del Empleo en las Manufacturas (0.23 puntos); la Tasa de Interés Interbancaria (0.11 puntos); el Tipo de Cambio entre México y Estados Unidos (0.06 puntos); así como el Indicador de Confianza Empresarial (0.03 puntos).

[email protected]

abr