Brasil volvió a hundirse en la recesión en el segundo trimestre por la pandemia de coronavirus, con una contracción económica récord de 9.7% respecto al primer trimestre, cuando ya había retrocedido 2.5%, y regresó a sus niveles de 2009.

La caída anunciada este martes por el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE) es superior a la de 9.2% estimada en promedio por 49 economistas consultados por el diario económico Valor. Pero mejora la previsión de mayo (-11.1%), gracias a los auxilios de emergencia distribuidos desde hace cinco meses por el gobierno de Jair Bolsonaro, quien este mismo martes anunció una prórroga hasta diciembre, aunque por un monto menor.

En comparación con el segundo trimestre de 2019, el derrumbe fue de 11.4%. Y en el primer semestre, el retroceso interanual fue de 5.9%. La mayor economía latinoamericana emergió a duras penas de la recesión de 2015 (-3.5%) y 2016 (-3.3%), con un débil repunte de 1.3% en los dos años siguientes, que se limitó a 1.1% en 2019.

Los sectores que sufrieron mayor impacto por la contracción del segundo trimestre fueron la industria (-12.3%) y los servicios (-9.7%), que en conjunto representan el 95% del PIB brasileño. La agropecuaria creció 0.4%, impulsada principalmente por la producción de soja y café.

“El PIB brasileño llegó al mismo nivel que a fines de 2009, en pleno auge de los impactos de la crisis global provocada por la ola de quiebras en la economía de Estados Unidos”, apuntó el IBGE.

El gobierno apuesta por un rebote de la actividad en la segunda mitad del año, para cerrar 2020 con una contracción de 4.7%, y proyecta un crecimiento de 3.2% en 2021.

La contracción del segundo trimestre se dio “en el auge del aislamiento social, cuando diversas actividades económicas fueron parcial o totalmente paralizadas para enfrentar la pandemia”, explicó la coordinadora de Cuentas Nacionales del IBGE, Rebeca Palis.

Brasil es el segundo país con más casos (3.9 millones) y más muertos (más de 121,000) por la pandemia del Covid-19, detrás de Estados Unidos, y sigue registrando más de 800 decesos por día.