La economía mundial conseguirá una expansión de 6% en el 2021, apoyada por la fortaleza de Estados Unidos y China, anticipó el Fondo Monetario Internacional (FMI).

La nueva previsión es superior a 5.5% estimado en enero y pese a la corrección, se encuentra sujeta al riesgo de que la pandemia sea debidamente controlada y que no aparezcan nuevas emergencias de orden sanitario sin haber fortalecido los sistemas financieros, de intermediación y las finanzas públicas.

Al divulgar el Panorama Económico Mundial (WEO, por su sigla en inglés), los expertos del organismo proyectaron un crecimiento de 6.4% para Estados Unidos, una expectativa que contrasta con 5.1% previsto por ellos mismos en enero, y que consigna el efecto favorable del segundo estímulo millonario aprobado por el Congreso de aquel país para la población y empresas.

El nuevo pronóstico supera en 1.3 puntos la previsión de enero. Los expertos del organismo advirtieron que el desempeño del PIB estadounidense se matizará a 3.5% para el año entrante.

Para China, la segunda economía del mundo, prevén un crecimiento de 8.4% que supera la tasa estimada al arranque del año, que estaba en 8.1% y prevén que logrará estabilizar el PIB en 5.6% para el año 2022.

En el documento, presentado por la consejera económica del FMI, Gita Gopinath y la subdirectora de investigación económica, Petya Koeva Brooks, proyectaron que el desempeño de México para este año favorecerá a un crecimiento de 4.6% en el PIB de América Latina y el Caribe.

Un avance que contrasta con la contracción de 7% observada en el año pasado.

América Latina y la Alianza del Pacífico

Al hacer un acercamiento al desempeño esperado por el Fondo Monetario para los socios comerciales de México en la Alianza del Pacífico, se observa que Perú alcanzará la tasa más alta de crecimiento, prevista este año en 8.5 por ciento.

Le seguirán Chile, que según el FMI conseguirá un avance de 6.2% en el PIB, seguido por Colombia, a quien proyectan una tasa de crecimiento de 5.1 por ciento. Y México, será el menos dinámico del grupo, con un rebote estadístico de 5 por ciento.

El panorama esperado para la región de América Latina y el Caribe estará apuntalado también por la actividad de Brasil, que según el FMI logrará un crecimiento de 3.7% este año y de 2.6% en el 2022.

En la cola del desempeño regional, se encontrarán cuatro países que aún registrarán contracciones. Venezuela, quien cursará su octavo año consecutivo en recesión económica, ahora pronosticada en -10%; las islas del Caribe St. Kitts y Nevis, que registrarán -2% en su PIB; así como Granada con una contracción de 1.5%; Dominica que caerá en 0.4% y San Vicente y Granadinas, con un registro de 0.1% también negativo.

En contraste, las economías más dinámicas de la región serán Guyana, con una expansión de 16.4% y Panamá, que logrará un avance de 12% este año.

Las dos velocidades

En el WEO previeron que las economías avanzadas registrarán en conjunto una expansión de 5.1% este año, que se verá matizada para el 2022, cuando esperan un PIB en 3.6 por ciento.

Para la Eurozona prevén un avance de 4.4% en el Producto Interno de este año y de 3.8% para el 2022; mientras ven a Japón con un avance de 3.3% en el 2021 que será insostenible para el siguiente año y se matizará a 2.5 por ciento.

En contraste, los expertos del FMI proyectan que las economías emergentes registrarán un PIB de 6.7% este año y tienen la expectativa de que cerrará en 6% en el  2022.

La consejera económica del FMI, Gita Gopinath, explicó que el mundo enfrenta presiones socioeconómicas extremas mientras crecen las pérdidas humanas a causa de la pandemia y sigue aumentando el número de los desempleados.

Dijo que pese al esfuerzo de científicos de todo el mundo, la pandemia no se ha derrotado y que “la situación es menos favorable en las economías donde la distribución de las vacunas es más lenta, el respaldo de política económica es más limitado y la dependencia del turismo es mayor”.

ymorales@eleconomista.com.mx