Elevar el déficit público para hacer frente a la crisis económica, derivada de la pandemia del Covid-19, fue una medida responsable por parte de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP). Sin embargo, no será suficiente para cubrir la demanda de ingresos que se requieren para cumplir con las obligaciones financieras y otro tipo de gastos, coinciden especialistas en finanzas públicas.

Gabriel Farfán, consultor en finanzas públicas y director de Comunidad Mexicana de Gestión Pública, explicó que el crecimiento de los Requerimientos Financieros del Sector Público (RFSP) —la medida más amplia del déficit— y del Saldo Histórico de los Requerimientos Financieros del Sector Público (SHRFSP) —la medida más amplia de la deuda— serán más acelerados que el crecimiento de los ingresos presupuestarios de este año.

Detalló que, para el 2020, los RFSP pasarán de 2.6% del Producto Interno Bruto (PIB) a 4.4 por ciento. Es decir, para solventar y amortizar deuda, el gobierno pasó de 678,411.1 millones de pesos a 1 billón 77,629.2 millones de pesos, esto es 399,218.10 millones de pesos adicionales.

De esta manera, los RFSP absorberán 20.6% de los ingresos totales del gobierno federal, estimados en 5 billones 226,314.3 millones de pesos.

“El déficit es bastante moderado por no decir inadecuado, es un hecho que se va a ampliar más y no por una cuestión de política, sino por la presión de las variables, los ingresos crecerán 0.5 puntos porcentuales, pasarán de 21 a 21.5% del PIB; es decir, los ingresos del gobierno no están creciendo en la misma magnitud que los RFSP ni del SHRFSP”.

Farfán mencionó que, de acuerdo con los Precriterios Generales de Política Económica, al cierre del 2019, el SHRFSP representó 44.9% del PIB, para el 2020 se estimaba que fuera de 45.8% del PIB, ahora con las actualizaciones se prevé que el SHRFSP cierre en 52.5% del PIB, esto es 7 puntos porcentuales más.

“Las calificadoras no lo van a ver como un grave problema, pero, cuando en la ecuación se considere el dinamismo de los ingresos tanto tributarios como no tributarios (ingresos petroleros) se puede encender la alarma”.

Enfatizó: “la alarma no está en el nivel de deuda, sino en la capacidad de movilizar recursos y de recaudación, pues los ingresos no están aumentando en la misma proporción del endeudamiento”.

SHRFSP podría representar más de la mitad del PIB

Luis Gonzalí, vicepresidente y senior de portafolio manager de Franklin Templeton, coincidió en que el nivel de déficit y de endeudamiento se quedaron cortos. “Hacienda proyecta un cierre del SHRFSP de 52.5% del PIB, pero nosotros estimamos que se ubique más cercano a 56% del PIB. Ello se deberá más a un tema de bajo crecimiento”.

Gonzalí recordó que, durante la crisis financiera del 2008-2009, la expectativa del PIB fue de -2.8%, la realidad fue de-4.7%, con lo que, bajo ese escenario, es posible que la economía mexicana tenga una caída mayor de lo que se proyecta en los Precriterios de -3.9% en el rango menor.

Agregó que los recursos del Fondo de Estabilización de los Ingresos Presupuestarios no serán suficientes, y el remanente de 30,000 millones de pesos con los que se quede servirán para adquirir las coberturas petroleras del 2021.

Petróleo genera incertidumbre

Para Héctor Villarreal, director general del Centro de Investigación Económica Presupuestaria, los ingresos pueden ser menores a lo que se tiene contemplado para el cierre del 2020, especialmente por la volatilidad que aún se vive en los precios del petróleo.

De acuerdo con los Precriterios, para el cierre del 2020 se espera una producción petrolera de 1.85 millones de barriles diarios a un precio promedio de 24 dólares el barril, mientras que para el 2021 se proyecta una producción de 2.02 millones de barriles diarios a un precio de 30 dólares el barril.

“Creo que lo correcto sería tener un déficit un poco más grande. Hay incertidumbre en cuanto a la producción de petróleo y en el precio de 24 dólares el barril. Si continúa el pleito entre Rusia y Arabia Saudita y el tema de la sobreproducción, quizás ese 24 sea optimista, pero es todavía muy incierto”.

Con respecto al panorama que proyectó Hacienda para el 2022, con un crecimiento entre 1.5 y 3.5%, los especialistas ven muy optimista y lejana esa posibilidad.

[email protected]