Brasil acumuló en los últimos doce meses a noviembre un déficit en cuenta corriente egresos mayores a ingresos de 88,700 millones de dólares, el más alto en 13 años, equivalente a 4.05% del PIB, en un contexto de débil crecimiento económico.

Según informó este viernes el Banco Central, sólo en noviembre, el déficit en las transacciones de Brasil con otros países fue de 9,300 millones de dólares, mayor que lo esperado por el mercado. Para 2014 la proyección oficial del déficit es de 3.98% del PIB.

Para el 2015, la proyección de déficit fiscal es de 83,500 millones de dólares, equivalente al 3,8% del PIB.

El déficit acumulado en doce meses en la balanza de pagos excede los ingresos por inversión extranjera directa, que alcanzaron los 62,300 millones de dólares (2.86% del PIB) en ese período, monto que usualmente compensa el faltante en los balances.

"La inversión extranjera directa está cubriendo sólo el 70% del déficit en cuenta corriente. En 2011 cubría el 127%", informó en un reporte el departamento de investigación para América Latina del banco de inversión Goldman Sachs.

Brasil enfrenta su cuarto año de débil crecimiento económico -se espera una expansión económica 2014 cerca de cero- y una alta inflación. Además, su moneda, el real, se ha depreciado 12.96% en lo que va del año y bordea las 2.7 unidades por dólar.

Un dólar más fuerte suele favorecer a los exportadores brasileños, que con un alto tipo de cambio incrementan sus ganancias, lo que puede reflejarse favorablemente en la balanza de pagos.

"Es evidente que el tipo de cambio aún no se ha depreciado lo suficiente como para apoyar a las cuentas externas a un nivel moderado y sostenible", agregó Goldman Sachs.

En el reporte, El Banco Central informó además que las reservas internacionales totalizaron 375,600 millones de dólares en noviembre, 407 millones menos que en octubre.

erp