“Algunas decisiones de políticas del gobierno mexicano” podrían poner en conflicto el funcionamiento del acuerdo comercial con Estados Unidos y Canadá (USMCA) imponiendo un factor de riesgo para la recuperación de México, advirtió el analista soberano de la calificadora Fitch para México, Charles Seville.

Por ahora “la expectativa de la agencia es de una recuperación fuerte para el PIB de 2021, resultado de un rebote por la baja base de comparación con la contracción de 9% que registró la economía el año pasado”, explicó.

Al participar en la Conferencia Anual de la calificadora que tiene a México en la nota más baja del Grado de Inversión, “BBB-“, estimó que la economía mexicana registrará “un fuerte rebote en la segunda mitad del año, al recibir el impulso de las exportaciones y un sólido flujo de remesas”.

Consideraciones que serán resultado indirecto del estímulo fiscal que planea otorgar el nuevo presidente de Estados unidos, Joe Biden a su economía.

Consignó que es indudable el impacto positivo que tuvo la puesta en marcha del USMCA desde mediados del año pasado en el arranque de la recuperación mexicana y tomó por muestra los niveles de empleo y la dinámica de exportación de los estados fronterizos de México con vocación comercial.

En la misma conferencia participó la directora de soberanos para América Latina, Shelly Shetty, quien destacó que México es uno de los tres emisores soberanos de la región que sufrieron recorte de calificación en 2020 debido al deterioro de sus condiciones fiscales. Le acompañaron Colombia y Chile en esta acción de calificación a la baja.

Y resaltó que consecuencia del choque económico y financiero por el Covid-19, el 50% de los emisores calificados en la región fue colocado en perspectiva negativa, esto es en una de tres posibilidades de ser objeto de un recorte en la nota.

La analista destacó que la mayoría de los países hicieron grandes esfuerzos fiscales para responder al choque simultáneo que motivó una histórica contracción regional de 7%, lo que también impone presión sobre sus finanzas públicas.

En el extremo de los estímulos fiscales se encuentra México acotó Seville, que otorgó apenas un apoyo cercano al 0.9% del PIB y el esfuerzo puede explicar parcialmente el bajo desempeño del año pasado y la larga recuperación que tendrá en los próximos dos años.