El Producto Interior Bruto español (PIB) creció un 0.4% en 2011, frente al 0.7% publicado anteriormente, anunció este lunes el Instituto Nacional de Estadística (INE), lo que confirma la debilidad de su economía, que desde entonces ha vuelto a la recesión.

El INE también revisó sus cifras para 2010 constatando una bajada del PIB del 0.3% frente al 0.1% publicado anteriormente, mientras que las cifras para 2008 (-3.7%) y 2009 (0.9%) se mantienen sin cambios.

La cuarta economía de la zona euro, desprovista desde 2008 de su principal motor de crecimiento, la construcción, atraviesa momentos de dificultades y volvió a caer en recesión en los últimos meses, apenas dos años después de haber salido de la misma.

El gobierno prevé, además, un caída del PIB del 1.5% en 2012, y del 0.5% en 2013.

En medio de este sombrío panorama, sus dificultades para financiarse frente a inversores cada vez más desconfiados, aumentan la probabilidad de que tenga que solicitar, este otoño, un rescate financiero a la Unión Europea.

El país se beneficia ya desde junio de una línea de crédito de hasta 100,000 millones de euros para reflotar sus bancos, una suma que debería ser desbloqueada en las próximas semanas.

En su comunicado, el INE explica este lunes su revisión de las cifras de crecimiento por "la incorporación de fuentes estadísticas de índole estructural" que no habían sido consideradas hasta ahora como encuestas sobre empresas, servicios o agricultura, entre otros.

Asimismo, el INE añadió en su cálculo los datos definitivos de algunas estadísticas dadas hasta ahora únicamente de forma provisional.

RDS