A pesar del ligero aumento que en abril registró la tasa de desempleo en Estados Unidos (EU), el presidente de la Reserva Federal (Fed) de Dallas, Robert Kaplan, comentó que la creación de empleo será más notable para el resto del año, además, reiteró su posición sobre el inicio de las discusiones sobre la reducción del programa de compras de bonos de la Fed.

“La discusión es saludable, más pronto que tarde, dado que existen posibles efectos adversos o incluso consecuencias involuntarias”, dijo Kaplan a Bloomberg TV, agregando que hay “excesos y desequilibrios” en los mercados financieros, incluyendo un alza importante de los precios de la vivienda que ya generan presiones sobre los ingresos de las familias.

“Espero que en algún futuro no muy distante podamos discutir esto”, señaló el presidente de la Fed de Dallas.

Por otro lado, la presidenta de la Fed de San Francisco, Mary Daly, comentó que es optimista por el avance de la economía estadounidense, pese al dato del empleo publicado el viernes. Sin embargo, señaló que la economía de EU se encuentra en transición y que aún necesita mucho apoyo de la política monetaria.

“Estamos lejos de la normalización”, comentó Daly en el foro Yahoo Finance. Cuando se le cuestionó si la Fed debería comenzar a pensar sobre una reducción de sus compras de 120,000 millones de dólares en bonos cada mes, la Presidenta de la Fed de San Francisco respondió: “aún no”.

Reporte de desempleo, sin preocupación

El decepcionante reporte de empleo en abril, cómo lo calificaron varios economistas de Estados Unidos mostró que hay pocos trabajadores regresando al mercado laboral y no que exista un debilitamiento de la recuperación, enfatizó el presidente de la Fed de Richmond, Thomas Barkin.

“Tengo muchas esperanzas de que estemos al borde de completar la recuperación”, comentó Barkin, pero una serie de razones, incluido el temor al coronavirus, la falta de cuidado infantil, jubilaciones y la disponibilidad de beneficios por desempleo, podrían estar frenando la contratación para empleos que las compañías buscan llenar.

“No creo que el problema esté en el lado de la demanda (de trabajadores), es el lado de la oferta”.

Al mismo tiempo, el presidente de la Fed de Chicago, Charles Evans, señaló que los débiles datos del empleo son sólo cosa de un mes y que se encuentran asociados a las complejidades de reabrir la economía tras la crisis generada por la pandemia del Covid-19.

Evans dijo sentir que aunque la mejora de los beneficios por desempleo podrían ralentizar la contratación al dar a los trabajadores más tiempo para buscar su próximo empleo, es probable que el cuidado de los niños, el cierre de los colegios y otros asuntos están jugando un papel más importante en esta coyuntura.

Hasta no mejorar

En diciembre del 2020, la Reserva Federal mencionó que no consideraría la posibilidad de cambiar su política monetaria, y en particular sus 120,000 millones de dólares en compras mensuales de bonos, hasta que se produjera un progreso adicional sustancial en la consecución de sus objetivos de pleno empleo e inflación de 2 por ciento.

Desde entonces, los precios de algunos bienes han aumentado, pero los responsables de la Fed consideran que el alza es probablemente temporal y su esperanza es elevar la inflación a 2%, algo que sólo se hará evidente con el tiempo.