La confianza de los consumidores alemanes está en su punto más alto en 13 años, impulsada por un aumento en los ingresos disponibles gracias a las caídas en los costes del combustible para transporte y calefacción, según datos conocidos el miércoles.

El índice de expectativas del consumidor subió a 9.3 puntos para febrero, desde los 9 puntos del mes anterior, indicó el grupo de investigación GfK.

La caída en los precios de la energía ha impulsado "aumentos considerables tanto en las expectativas de ingresos como en la disposición a la compra", señaló GfK.

Además, los consumidores consideran que el descenso en precios de combustible como un estímulo económico clave que, combinado con un descenso en el valor del euro, "debe impulsar no sólo las exportaciones, sino también la disposición de las empresas a invertir".

El sondeo sobre unos 2,000 consumidores mostró un aumento de las expectativas económicas al 22.5 en enero, respecto al 14.5 en diciembre, mientras que las expectativas positivas sobre ingresos ascendieron al 47.8%, respecto al 41%, y la disposición a comprar creció al 57.4%, respecto el 49.1 por ciento.

erp