La Comisión de Cambios se mantiene alerta y monitoreando al mercado cambiario tras el anuncio de que Estados Unidos impondrá aranceles sobre el aluminio y acero a México, Canadá y la Unión Europea, aseguró el gobernador del Banco de México, Alejandro Díaz de León.

“Estamos a la expectativa de ver el efecto que puede tener esta noticia en los mercados financieros”, aseguró.

Entrevistado por Ciro Gómez Leyva para Grupo Fórmula, expuso que “ante la alta incertidumbre de las últimas semanas”, el mercado ha operado con suficiente liquidez”; enfatizó que las intervenciones de la Comisión de Cambios —integrada por el Banco de México y la Secretaría de Hacienda— se han realizado cuando las condiciones de liquidez se reducen significativamente y si se presenta poca profundidad en el mercado cambiario.

La más reciente intervención de la Comisión de Cambios se realizó el 26 de diciembre, no estaba programada y tuvo el objetivo de contrarrestar las presiones sobre la moneda mexicana.

En ese momento, y antes de la apertura del mercado mexicano, informaron que subastarían 500 millones de dólares en coberturas cambiarias liquidables en pesos, en dos tramos de 250 millones cada uno.

El monto subastado tuvo cargo al programa anunciado desde febrero del 2017, donde el Banco de México ofreció al mercado forwards cambiarios liquidables en moneda nacional, cuyo límite de oferta fue fijado en 20,000 millones de dólares.

Aún 14,500 mdd por subastar

En los 15 meses que lleva en operación el nuevo instrumento que permite al Banco de México proveer de liquidez al mercado cambiario, se han realizado tres intervenciones a partir del manejo de este instrumento. La primera, por 1,000 millones de dólares, ejecutada el 6 de marzo; un segundo tramo de 4,000 millones, entre el 6 de octubre y el 6 de diciembre pasado, con una intervención programada en seis fechas. La del 26 de diciembre, la más reciente, por 500 millones de dólares.

Esto significa que aún quedan 14,500 millones de dólares por subastar como parte del programa de forwards cambiarios liquidables por el diferencial en pesos.

Analistas de Moody’s Analytics y Finamex Casa de Bolsa han explicado que otra forma para desalentar la salida de capitales que presiona al peso es ampliando el diferencial de tasas de interés con Estados Unidos. La próxima reunión monetaria programada del Banco de México se realizará el próximo 21 de junio. (Con información de Yolanda Morales)