El nuevo modelo económico al que le está apostando la economía china, que se refiere básicamente a impulsar el mercado interno y poner las exportaciones como segundo motor del crecimiento económico, se traducirá en una mayor incertidumbre en las economías emergentes a lo largo de este año.

Luz María De la Mora, directora de la consultora LMM Consulting, especializada en comercio exterior, comentó que China seguirá siendo el país con los niveles de exportaciones más altos, sólo que ahora buscará completar el crecimiento de su economía integrando más al mercado interno.

El hecho de que China esté viendo cómo promueve el desarrollo y la integración de sus regiones más rezagadas, te habla de una economía con mayores posibilidades y de querer impulsar una clase media con capacidad de recursos que va a demandar productos y servicios no sólo de China sino de todo el mundo .

En las últimas décadas, China se distinguía por sus altas tasas de crecimiento, que mantenían un promedio de 10%, lo cual se debía principalmente a sus exportaciones, la industria y al potente gasto en inversión.

Sin embargo, estimaciones del Fondo Monetario Internacional (FMI) apuntan a que la desaceleración económica de China no se detendrá, para el 2016 se prevé que se expanda 6.3%, lo que significaría su peor desempeño en 25 años.

La experta de LMM Consulting refirió que el gigante asiático supo aprovechar el modelo de economía exportadora, por lo que ahora debe orientarse a complementarlo con el desarrollo interno, acción que tendrá efectos sobre otros países.

En la medida en que China empiece a ver más hacia dentro, verá disminuida la demanda por productos importados como los commodities, pero a su vez debe buscar cómo le va a dar calidad de vida a sus habitantes y cómo reducir los niveles de pobreza .

Proceso de ajuste

De la Mora advirtió que si bien es positivo enfocarse en la economía interna, China tiene que pasar por un proceso de ajuste de su propio modelo, ya que todavía dependen mucho del mercado internacional para inversión y para exportación.

China es muy conservadora a la hora de abrir su mercado, no es un régimen tan abierto al acceso a la inversión. (...) si bien apenas está haciendo una liberalización de su economía, en los servicios no hay mucha opción .

De esta manera, recalcó que la política de inversión del país asiático tiene que empezar a ver sectores y fuentes de inversión que pudieran apuntalar el desarrollo de sus servicios.

China ha sido muy exitoso en su integración económica internacional, pero si también quiere darle viabilidad, necesita tener un sustento interno que le dé acceso a oportunidades iguales a todas las regiones , dijo De la Mora.

Reconoció que China es una economía que se está transformando, y que tiene el antecedente de una planeación muy definida desde el centro de su partido sobre qué sectores abre a la economía y qué sectores quiere promover.

Luis De la Calle, director general de la consultora CMM, indicó que China está en un proceso de ajuste debido al acelerado crecimiento del crédito chino en los últimos años, por lo que va a crecer menos de lo que se esperaba, lo cual será grave para las economías emergentes como México.

La pregunta es si un menor crecimiento chino se va a traducir en un centro de capacidad instalada que haga que tengan un incentivo para exportar a todo el mundo, lo cual puede implicar para México más competencia .

Agregó que un menor crecimiento de este país afectará principalmente a los emergentes de los que importan materias primas, por fortuna México depende más de Estados Unidos; asimismo, el gobierno va a tener una política fiscal responsable y que se va a ajustar al nivel del precio del petróleo.

Malos hábitos del capitalismo

Raymundo Tenorio, economista del Tecnológico de Monterrey, comentó que China aprendió los malos hábitos del capitalismo de especulación; es decir, que para activar su mercado interno consiguió muchos créditos a través de fondos de inversión privados.

Mucho del dinero barato que prestó para activar el mercado interno fue utilizado para que los chinos compraran mercancía en el mercado interno, y no en el exterior, y así aprendieron a no depender de las exportaciones .

Detalló que el dinero lo utilizaron para comprar activos financieros, los cuales crearon una burbuja en el 2015. Refirió que los índices de la Bolsa china llegaron en julio del 2015 a su máximo histórico y de ahí a la fecha se han caído.

Se encargaron de subir el precio de los activos financieros y luego se empezaron a vender, es por ello que el gobierno chino decretó en julio del 2015 el veto de que no podían vender más de 5% si poseían acciones de empresas .