SHANGHÁI.- El regulador bancario chino envió un aviso urgente a bancos instándoles a levantar los obstáculos que ralentizan los préstamos a empresas privadas, dijeron a Reuters fuentes con conocimiento directo, lo que remarca la creciente preocupación en Pekín sobre la letárgica inversión privada.

Los bancos chinos recortaron con fuerza los nuevos préstamos en abril tras desembolsos récord de crédito en el primer trimestre, buena parte de lo cual pareció ir al sector estatal y que podría haber contribuido a inflar burbujas de activos en bienes raíces y materias primas.

Según el documento visto por Reuters, la Comisión Regulatoria Bancaria de China está pidiendo a las entidades financieras que realicen chequeos a su implementación de directivas del Gobierno central para hacer más fácil para empresas privadas acceder a crédito bancario.

También les pide que trabajen para resolver cualquier problema en casos en que el apoyo crediticio a compañías privadas sea insuficiente, incluyendo a pequeñas y medianas empresas.

La Comisión Regulatoria Bancaria de China no respondió a llamados de Reuters para comentar sobre el reporte.

El documento también pide a los bancos que reduzcan los costos de productos crediticios a corto plazo, como los préstamos puente, de los que dependen las empresas privadas para seguir a flote durante ciclos de negocios difíciles.

Alentar la inversión privada es crucial para Pekín, pues dichas inversiones tienden a crear más empleos y porque esas empresas son consideradas como usuarios de capital más eficientes e innovadores para subir en la cadena de valor.

Eso es un fuerte contraste con el ineficiente sector de firmas de propiedad estatal, que ha tenido dificultades para producir retornos positivos sobre capital invertido. (Editado en español por Patricio Abusleme)