Barbados, el país caribeño, ha sido la nación 133 de 139 en llegar al acuerdo mundial de un impuesto mínimo global implementado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). Las otras seis naciones que aún no se adhieren a la aplicación del gravamen global son Estonia, Hungría, Irlanda, Kenia, Nigeria y Sri Lanka.

“Con la última inclusión de Barbados, 133 países y jurisdicciones se han sumado al plan de Dos Pilares para reformar las normas tributarias internacionales y garantizar que las empresas multinacionales paguen una parte justa de los impuestos donde quiera que operen”, tuiteó Pascal Saint-Amans, director de política fiscal de la OCDE.

De acuerdo con la OCDE, Barbados es una de dos jurisdicciones que tiene una tasa de impuesto corporativo inferior a 10% (la otra nación es Hungría).

De acuerdo con primeras estimaciones, el impuesto mínimo global dejaría una recaudación, a nivel internacional, de 150,000 millones de dólares al año y afectaría alrededor de 10,000 grandes empresas multinacionales.

Como se recordará, el Pilar Uno busca garantizar una distribución más justa de las utilidades y los derechos tributarios entre los países con respecto a las empresas multinacionales más grandes, incluidas las digitales, sin importar si tienen o no una presencia física en las naciones.

El Pilar Dos apunta a establecer una base mínima a la competencia fiscal en materia de impuestos sobre la renta de las empresas, mediante la puesta en marcha de un impuesto mínimo de 15% a nivel mundial que los países puedan utilizar para proteger sus bases impositivas.

Cabe recordar que en la Cumbre del G7, realizada en Inglaterra hace dos meses, se alcanzó este acuerdo de carácter histórico con el que se busca crear un impuesto mínimo de 15% para evitar que las empresas multinacionales evadan y eludan el pago de los impuestos ya sin importar en cuál país tengan residencia física. En octubre se esperan más detalles sobre el plan mundial. 

santiago.renteria@eleconomista.mx