El Banco Central de Brasil dijo el jueves 30 de marzo que una menor inflación podría permitirle acelerar el ritmo de recortes de las tasas de interés y ayudar a la economía a salir de la recesión.

En su reporte trimestral sobre alza de precios, el banco redujo su proyección de mercado para la inflación en 2017 a 4.0% desde 4.7% en su informe previo.

Para 2018, la estimación se mantuvo en 4.5%, exactamente en el centro de su meta oficial.

En cada una de sus últimas dos reuniones, el banco bajó su tasa referencial Selic en 75 puntos básicos. Pero la Selic se ubica en 12.25%, una de las tasas de interés más altas entre las grandes economías del mundo.

NOTICIA: Brasil planea subir impuestos para cubrir meta fiscal

Un proceso de desinflación más general "fortalece la posibilidad de una intensificación moderada del ritmo de alivio de la política monetaria, en relación al ritmo marcado en las dos últimas reuniones del Copom", dijo el banco.

"Esa 'intensificación moderada' señala que el banco está considerando bajar las tasas en 100 puntos básicos, pero no en 125 puntos", sostuvo Thais Zara, economista jefe de la consultora Rosenberg, en Sao Paulo.

La duración del ciclo de recorte de tasas dependerá de las estimaciones para la inflación de 2019 y del pronóstico para las tasas estructurales del país, agrega el texto. La proyección de mercado del banco para la inflación hasta el primer trimestre de 2019 se mantuvo en un 4.6 por ciento.

NOTICIA: Brasil recorta su proyección del PIB 2017 a 0.5 por ciento

El banco redujo su pronóstico para el crecimiento económico de 2017 a un 0,5 por ciento desde un 0.7%, en línea con las estimaciones del mercado y del gobierno. La inflación en Brasil se ubica actualmente en un 4.76 por ciento.

rarl