El Banco Nacional de Suiza (BNS) experimentó las mayores pérdidas desde su fundación durante el primer trimestre del año, tras el impacto que ha tenido en sus posiciones en el mercado, debido a la incertidumbre por el Covid-19.

El banco central de Suiza, que vio la luz en el año 1907, reportó pérdidas en sus posiciones en moneda extranjera por 41,200 millones de francos suizos, unos 42,062 millones de dólares, así como una ganancia de sus reservas en oro de 2,800 millones de francos, que equivalen a 2,858 millones de dólares.

De acuerdo con el reporte trimestral del banco central de Suiza, también registró ganancias de sus posiciones en francos suizos, por 300 millones.

Esto en conjunto, arrojó una caída en el valor de sus reservas de 38,200 millones de francos suizos, unos 39,000 millones de dólares.

En un comunicado, detallaron que el resultado financiero de este trimestre es resultado de la evolución que han tenido el oro y las divisas extranjeras en las que están diversificado su portafolios de inversión, así como por la volatilidad propia del mercado de capital.

“El primer trimestre del 2020 estuvo dominado por la propagación mundial del coronavirus y las medidas adoptadas para contener la pandemia impactaron gravemente en los mercados financieros desde mediados del trimestre y, en consecuencia, también en su resultado trimestral”, consignaron.

El banco central suizo es de los pocos institutos monetarios que cotizan en Bolsa, por tanto, tiene que presentar reportes trimestrales con el detalle del manejo financiero de sus reservas.

En el reporte que emitieron en el Six Swiss Exchange, con sede en Zurich, refirieron que esperan fuertes fluctuaciones que aun cuando podrían ser temporales, también tendrán impacto en su gestión de cartera.

De acuerdo con el mismo reporte, el BNS registrón utilidades por concepto de intereses y dividendos que sumaron 2,100 millones de francos suizos, unos 2,143 millones de dólares y 700 millones de francos suizos, unos 714 millones de dólares por dividendos.

Morales