El Banco Central Europeo (BCE) podría bajar de nuevo sus tasas de interés para estimular la economía, dijo este martes su presidente, Mario Draghi, un movimiento que provocó el enojo inmediato del presidente estadounidense, Donald Trump.

Aunque se conocía esta posibilidad, los mercados europeos reaccionaron con fuertes alzas. Por su parte el euro llegó a perder 0.30% frente al billete verde, hasta 1.12 dólares.

“Mario Draghi acaba de anunciar que podrían darse más estímulos, lo que inmediatamente hizo caer al euro ante el dólar, haciendo injustamente más fácil para ellos competir con Estados Unidos”, denunció Trump en su cuenta de Twitter.

Los europeos “lo hacen impunemente desde hace años, como China y otros”, agregó Trump, acusando una vez más a sus socios internacionales de manipular sus tasas cambiarias.

Sin embargo, Draghi se limitó a repetir declaraciones ya efectuadas a principios de junio, durante la tradicional reunión del BCE, pero esta vez en un intenso clima de especulación sobre las políticas monetarias de la zona euro y en Estados Unidos.

“Las nuevas reducciones de tasas de interés y las medidas de atenuación para limitar los efectos secundarios siguen formando parte de nuestras herramientas”, dijo el banquero italiano en el seminario anual del BCE que se celebra en Sintra (Portugal).

Las tasas de interés del BCE se mantienen en niveles históricamente bajos desde marzo del 2016.

Draghi, que en octubre abandonará el cargo, habló en general de “medidas de reactivación suplementarias que serán necesarias” si la inflación continúa alejándose de un nivel ligeramente inferior a 2%, el objetivo del BCE.

Vuelco

“Es la indicación más clara, hasta el momento, de que el banco central va a reducir las tasas de interés y relanzar su programa de compra de activos en los próximos meses”,  si la inflación no despega, estima Andrew Kenningham, de Capital Economics.

Para Frederik Ducrozet, analista en Pictet Wealth Management, “la apertura de Draghi a la baja de las tasas” también está vinculada a posibles movimientos cambiarios provocados por la política monetaria de Estados Unidos.

La Reserva Federal estadounidense dará a conocer hoy su decisión de política monetaria y los inversionistas esperan “indicaciones de que un recorte de las tasas ya se encuentra en camino o casi”, según Tangi Le Liboux, estratega del corredor bursátil Aurel BGC.

Estas especulaciones marcan un vuelco de las expectativas de un lado y otro del Atlántico; hasta estos últimos meses, la principal pregunta era saber cuándo y en qué punto los dos bancos centrales van a subir sus tasas.

Pero el deterioro de la coyuntura mundial, combinado con las tensiones mundiales entre Estados Unidos, China y la Unión Europea (UE), han empujado a los bancos centrales a suavizar sus discursos.