Para BBVA Research, la recuperación económica de México será lenta y con forma del símbolo de raíz cuadrada.

En un análisis, la institución financiera recordó que el rango de su pronóstico de crecimiento del PIB para este año es ahora de entre -6 y -12%, cargado ya más hacía el doble dígito.

En su escenario de una caída del PIB de -6% para este año -que sigue como su escenario base-, la recuperación del nivel de la economía correspondiente al cuarto trimestre del 2019, se daría muy probablemente hasta finales del 2023.

No obstante, precisó, dado el sesgo de pronóstico a la baja que sitúan el crecimiento cerca del -12%, la recuperación de dicho nivel ocurriría hasta después del 2025.

“La recuperación prevista pata el PIB después del efecto de la pandemia por Covid-19, muestra que no sería en forma de V ni de U, sino que se asemejaría más el símbolo de una raíz cuadrada”, enfatizó.

No obstante, refirió que nuevas olas de contagio podrían dar lugar a una reactivación económica en forma de W.

BBVA estimó que el efecto sobre el PIB del segundo trimestre del 2020, será de entre -10.8 y -16% respecto al primer trimestre del año, ello, bajo sus dos escenarios respectivamente.

Será de las economías emergentes más afectadas

El análisis de BBVA Research, el área de estudios económicos del banco, destacó que las medidas de distanciamiento social provocadas por la pandemia del Covid-19 están teniendo un efecto económico devastador sobre las economías de todo el mundo, y consideró que México será una de las emergentes más afectadas.

Explicó que las razones son: que las medidas de confinamiento social dependerán del semáforo de cada entidad federativa y por esta razón la apertura económica nacional será escalonada; se trata de una economía relativamente más abierta, lo cual la hace más vulnerable a choques de demanda; y un relativo bajo crecimiento promedio en los últimos años complicado por un nuevo entorno político nacional que frena la inversión privada.

También, expuso, prevalece una posición de las finanzas públicas larga en petróleo, lo cual no es nada favorable en esta coyuntura económica global que ha causado una destrucción de alrededor de 35% en la demanda global de petróleo y una reacción de política fiscal contracíclica muy insuficiente aunada a una postura monetaria que aún no ha llegado a niveles de laxitud.

"El desplome previsto para el PIB del segundo trimestre de 2020 no solamente será una preocupación para el desempeño económico en 2020 sino también para los siguientes años debido a que el crecimiento económico potencial será afectado tanto por la mayor ociosidad de los factores de producción del capital y trabajo como por la débil respuesta de política fiscal que impedirá una reactivación económica más rápida”, puntualizó BBVA.

 

rrg