Durante mayo 65.1% de los hogares percibió menores ingresos respecto a febrero, como efecto de la crisis económica generada por la pandemia del coronavirus; en tanto, 31.91% percibió el mismo salario y 2.99% tuvo un mayor ingreso, reveló la segunda Encuesta de Seguimiento de los Efectos del Covid-19 en el Bienestar de los Hogares Mexicanos (ENCOVID-19).

“Uno de cada tres hogares reportó una reducción de 50% o más de sus ingresos, muy similar a lo que se observó en abril, en la primera encuesta. Entre los hogares que reportan tener un menor ingreso, la caída del ingreso fue en promedio de 52.1%”, expuso Graciela Teruel, directora del Instituto de Investigaciones para el Desarrollo con Equidad (Equide), organismo que realizó la encuesta.

Entre el 17 de marzo y el 31 de mayo el gobierno federal estableció medidas de confinamiento para contener el número de contagios; se cerraron las escuelas de todos los niveles educativos; se cancelaron eventos públicos y se suspendieron las actividades económicas no esenciales.

Con dicho panorama, la ENCOVID-19 se levantó vía telefónica del 6 al 11 y del 20 al 25 de mayo a 1,600 personas de 18 años o más.

La encuesta indica que en mayo había más de 8.4 millones de personas sin empleo, 6.5 millones más que al finalizar el 2019.

“Estas personas fueron “descansadas” o no podían salir a buscar trabajo por el riesgo de contagiarse de coronavirus”, dijo la directora de Equide.

Detalló que, el ingreso promedio mensual de las personas que perdieron su empleo (3,243 pesos) era menos de la mitad del ingreso de quienes mantuvieron su empleo (7,205 pesos).

“Esto sugiere que la mayoría de los que perdieron su empleo tenía una baja remuneración, en su mayoría mujeres. Esto es muy probable que se deba a que representan un menor costo de despido”, dijo Teruel.

La encuesta revela que 81.1% de la población reportó estar cumpliendo con las medidas de distanciamiento social y resguardase en su domicilio, pero sólo 65.5% reconoció tener los recursos necesarios para cumplir con esta medida.

“El 47.7% de los hogares que no tenían recursos para sobrellevar la cuarentena reportó requerir 5,000 pesos o menos para quedarse en su domicilio”.

Ante la pregunta de qué han hecho para afrontar la crisis, 25.1% de los encuestados dijo que pidió prestado a sus conocidos, 17.7% dejó de pagar deudas como tarjetas; mientras que 16.9% ha dejado de pagar servicios como renta, luz y agua.

Mujeres, las que más perdieron

De acuerdo con la encuesta, dos de cada tres de los empleos que se perdieron correspondían al sector informal, afectando principalmente a las mujeres.

“Las mujeres tienen mayores tasas de desempleo en el sector informal al ubicarse en 21.9%; mientras que, en los hombres, la tasa de desocupación en el sector informal fue de 10.5”, expuso Teruel.

Con respecto al ingreso mensual promedio en el sector informal se observó que, una mujer ocupada percibe 4,020 pesos y una desocupada 1,352 pesos; mientras que un hombre ocupado percibe 5,248 pesos y uno desocupado en el sector informal tuvo ingresos de 4,084 pesos.

Pobreza aumenta

A partir de los resultados de la ENCOVID-19, el Equide realizó una estimación sobre cuánto aumentarían los niveles de pobreza si se consideran datos de la Encuesta Nacional de Gastos e Ingresos de los Hogares (ENIGH) 2018, una tasa de desempleo de 14%, una reducción promedio de 30% en el ingreso de hogares y un nivel de carencia por acceso a la alimentación de 34 por ciento.

Sus resultados indican que 76.2% de la población se ubicaría en pobreza, con 95.24 millones de personas; 20.7% se ubicaría en una situación de pobreza extrema, 25.86 millones de personas.

Datos de Coneval indican que en la ENIGH 2018, 41.9% de la población estaba en situación de pobreza, es decir, 52.42 millones de personas; mientras que 7.5% de la población se ubicaba en pobreza extrema, un total de 9.31 millones de personas.

Lejos de una recuperación económica

Enrique Cárdenas, director de Signos Vitales consideró que con los datos de ENCOVID-19, es difícil pensar en una pronta recuperación de la economía mexicana. “No hay mecanismos claros de inversión en los que se pueda considerar una importante recuperación del empleo. La gente está utilizando sus últimas reservas para salir adelante”.

Gonzalo Hernández Licona, ex secretario ejecutivo de Coneval, expresó que en este periodo trágico del Covid-19 “estamos perdiendo la batalla en salud y la batalla económica de las familias, porque el número de fallecidos y contagios no disminuye y los ingresos de las familias se están reduciendo”.

Teruel concluyó que, “es importantísimo hacer transferencias temporales, mientras dura la crisis sanitaria y económica, sobre todo a los hogares que más están perdiendo”.

[email protected]