El Ministerio de Finanzas de Argentina, a cargo de Luis Caputo, tiene en estudio anunciar esta semana el grupo de bancos que se encargará de colocar nueva deuda en el mercado internacional, como parte de una operación que busca renovar vencimientos por 21,000 millones de dólares, y tomar nueva deuda por otros 22,000 millones de dólares.

"Estamos analizando las posibilidades de salir al mercado entre la segunda y tercera semana de enero" a colocar una serie de títulos, dijo Luis Caputo y añadió que para esta operación, desde su Ministerio, están hablando "con los bancos que nos han apoyado siempre".

Esta estrategia había sido expuesta a fines de año por el propio Caputo al ser consultado por la prensa sobre los nuevos pasos a seguir desde esa cartera. En ese marco, fuentes de la cartera destacaron que "continúa el diálogo" con los bancos en busca de conseguir las mejores condiciones para salir al mercado.

Varios analistas destacaron la conveniencia de salir a tomar deuda antes de que Donald Trump asuma la presidencia de los Estados Unidos e incremente la tasa de interés.

El propio Caputo relativizó esa posibilidad y recordó que en la actualidad la "estamos en los mismos niveles de sobre-tasa" respecto de la de Estados Unidos, que antes de las elecciones que consagraron a Trump como presidente.

La semana pasada, el banco de inversiones JP Morgan anunció que incluirá a los bonos argentinos que vencen en 2021, 2023 y 2026 en su índice GBI-EM de deuda emitida en moneda de mercados emergentes y probablemente se incorporen al popular referente a fines de febrero, lo que alentará su demanda por parte de fondos del exterior cuyos portafolios replican este indicador. El banco informó que Argentina será el primer país en sumarse al índice desde inicios del 2013.

El anuncio se dio luego de que el Ministerio de Hacienda anuló el requisito de permanencia para los capitales, una medida que regía desde el 2002. Más allá de la reacción del mercado, Caputo adelantó que el monto de la emisión de deuda "será, en función de la demanda, de la (menor) tasa que obtengamos" y que se colocarán "diferentes bonos, no uno solo", para atraer a la mayor cantidad de inversores posibles.

Caputo explicó que este año el Gobierno Nacional deberá salir a tomar 22,000 millones de dólares "de nuevos créditos y el refinanciamiento de otros 21,000 millones de dólares" ya tomados. El funcionario volvió a destacar la "sustentabilidad" de la deuda ya que en la actualidad, lo que Argentina le debe a privados y organismos internacionales "representa 25% del PIB, un nivel muy bajo si se lo compara con los de otros países de la región, y es un tercio de lo que tiene Brasil".

Aseguró que con las políticas de financiamiento para el 2020, la relación deuda/PIB "va a terminar en 33% ó 34%, y va a ser menos de la mitad de Brasil y sustancialmente menor al de cualquier país de América Latina".